Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

martes, 15 de abril de 2014

Incendio en Valparaíso

La verdad es que no se bien por dónde empezar... 
La destrucción del fuego incontrolado y la extenuante labor de las diferentes compañías de Bomberos, debería de ser un buen preámbulo para iniciar esta crónica personal sobre este voraz incendio que ha consumido el sueño de muchos porteños que lo han perdido todo, exceptuando la voluntad férrea de seguir saliendo del hoyo en el que están metidos en este momento.
Los bomberos han llegado a tener turnos de más de 30 horas sin descanso. Son voluntarios y en muchas ocasiones, malmirados. Yo los respeto. Tengo buenos amigos bomberos y siempre son capaces de dar su vida por defender lo de los demás. Una frase que suena a tópico pero que esconde la verdad en su simplicidad.
Sus rostros reflejan el cansancio acumulado y en algún caso, la impotencia de no haber podido hacer más. 
Pero no fue su culpa. Lo dieron todo. Cientos de imágenes son testigos mudos de su actuar.

En segundo lugar debería de hablar de los voluntarios, de la masa estudiantil y algunos que ya dejaron las aulas hace años, para enfundarse unos guantes de cualquier tipo, una pala y subir a los cerros a remover las cenizas o… lo que haga falta. 
Qué gran frase escuche hoy delante de personas que solo tenían escombros por remover y no sabían por dónde empezar… ¿le puedo ayudar? Y sin más se ponían a remover las huellas del desastre para intentar paliar en lo posible la desgracia ajena. Los estudiantes, tienen el futuro de este país en sus manos. Lejos de las siglas políticas. Simplemente con su actuar, pueden lograr lo que las oposiciones de cualquier gobierno son incapaces de conseguir. Deberían mirarse más en el espejo y pensar en armar algo grande para las próximas elecciones.
Otros voluntarios, subían a los cerros cargados de agua, ropa, sonrisas y buenos gestos y nada de hipocresía que tienen otros que se aprovechan de lo sucedido para sacer partido.
Tampoco puedo olvidar a los carabineros. Los odiados en las marchas estudiantiles, hoy estuvieron al lado de los propios estudiantes colaborando en todo, mientras la buena armonía se dejaba sentir entre todos.
Mencionar también los voluntarios veterinarios que se dedican a recorrer los cerros buscando animales de compañía para prestarles su ayuda, con vacunas, remedios, comida y agua.
También existen los listos que con una despreciable acción, parece que quieran echar por tierra la labor de los voluntarios y aprovechan la ausencia de los propietarios al ser evacuados por el incendio,  para entrar a robar sus pertenencias. Estos actos así, deberían de tener algún tipo de castigo ejemplar para que se evitase su ejecución. Afortunadamente, el ejército, al caer la noche, tomó posesión de vigilancia y evito males mayores.

Por último no puedo olvidarme de los políticos. Esos especímenes que aprendieron a sonreír y poner cara de jugadores de póker con un suave rictus estúpido que se repite siempre ante cualquier tragedia. Que pocos (se podrían contar con los dedos de una mano y sobrarían dedos) los que se arremangan las mangas y se ponen al lado del pueblo a remover el suelo olvidándose por un instante e su condición de semidioses griegos. Bien por el diputado de Aysén, Don Iván Fuentes. Un político que supo estar en su sitio.
·         Los próximos días os iré contando algunas anónimas historias de esta desgracia.

·         Las últimas noticias hablan de dos mil quinientas casas calcinadas. Quince fallecidos y más de quince mil damnificados. Fuentes oficiales del gobierno.

Clic aquí para ver la serie completa: Pensamientosapáticos
Copyright © By Jan Puerta 2014.
Texto y fotografías con copyride del autor.