Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

domingo, 22 de marzo de 2015

Escrito un 10 de abril de 2012

Bueno amigos, si esta entrada se llega a publicar seguramente habré pasado a mejor vida como suele decirse a menos que os avise de antemano. Programé la entrada un 10 de abril para el 22 de marzo de 2015. El día en que hipotéticamente el otoño se estrena ante nuestras miradas. El otoño siempre me ha permitido sentir unas sensaciones donde la creatividad y el propio existencialismo van unidos de la mano. Experimentar sus luces al amanecer o sus atardeceres efímeros me sigue produciendo la misma sensación de plenitud que adquirí con los años.
 

En pleno 2012, mi vida esta convulsionada con unos cambios que tengo que hacer y un presente que no me gusta. No todo es culpa de los demás. Algo habré hecho mal, para que el resultado sea tan poco agraciado conmigo. Mis proyectos en Chile, no terminan de funcionar. Mi país, España, sigue sumida en una crisis que va desde lo económico hasta lo social, aunque no se quiera reconocer. Mi presente, parece una sucursal de cualquier caja de ahorros que tiene que acudir al banco de España para ser rescatada. Esto de sentirse artista, está más cerca del funambulismo que de otra cosa. La imagen de hoy la tomé en el cementerio de Los Andes. En la V Región. En Chile. Un rincón excesivamente caluroso en verano y extremadamente frio en invierno. La primavera es agradable pero con unos grados de más y el otoño en su cenit se puede disfrutar de excelentes días. Poco premio, para tanto esfuerzo. En fin, escribir pensando en el futuro es algo difícil de entender y más de explicar, pero el caso es que me apetecía hacer este experimento. Si vivo, también lo publicaré. Ojala que así sea. Escrito un 10 de abril de 2012. 

Clicar aquí para ver la serie completa: 
Copyright © By Jan Puerta 2012. 
Texto y fotografías con copyride del autor. 
janpuerta@gmail.com

50 comentarios:

  1. Siempre pensé que eras un ser excepcional.
    Nunca defraudaste a nadie amigo, ojalá estuvieras aquí Jan...
    Sigo desconcertada y agradezco que tu familia me avisara de esto que has hecho, de lo contrario el impacto hubiera sido mayor.
    Te escribo y ya no estás, pero creo que me escuchas.
    Hasta la vista Jan, amigo...

    ResponderEliminar
  2. No fue así, pero tu legado vive.

    Un abrazo donde quiera que estés.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por publicar una entrada nueva cada año.
    Así, siempre esta abierta esta casa virtual de imágenes y letras de nuestro querido amigo Jan.
    En el más acá, o en el más allá , feliz vida Jan.
    MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
  4. Querido Jan: Qué forma tan cariñosa y artística de estar entre nosotros. Como si hubiéramos podido olvidarte. Aquí, en tu tierra, llega la primavera. Y sigue la crisis aunque, como en 2012, los políticos no quieran reconocerlo sino todo lo contrario.
    Y otra cosa. Buscan los huesos de Cervantes. Tan quijotesco como eras, te gustará saber que la actual alcaldesa de Valladolid quiere convertirlos en una mercadería turística. Qué foto hubieras hecho con eso...
    Un abrazo, Jan. A la espera de otras sorpresas que quieras depararnos.

    ResponderEliminar
  5. Querido Jan: Qué forma tan cariñosa y artística de estar entre nosotros. Como si hubiéramos podido olvidarte. Aquí, en tu tierra, llega la primavera. Y sigue la crisis aunque, como en 2012, los políticos no quieran reconocerlo sino todo lo contrario.
    Y otra cosa. Buscan los huesos de Cervantes. Tan quijotesco como eras, te gustará saber que la actual alcaldesa de Valladolid quiere convertirlos en una mercadería turística. Qué foto hubieras hecho con eso...
    Un abrazo, Jan. A la espera de otras sorpresas que quieras depararnos.

    ResponderEliminar
  6. Me sobrecoge, Jan. Como me sorprendían tus imágenes vestidas de nostalgia. Sin duda, te tenemos muy cerca.

    ResponderEliminar
  7. Flor de Chateaubriand nos resultó nuestro querido JAN, otro que desde
    Ultratumba nos saluda. ¡Wooow! (no es un ladrido de perro callejero, es
    la sorpresa. Un abrazo, en algún momento nos veremos del otro lado
    y tomaremos juntos el café que nos debemos, eso, si San Pedro (no el profe, el
    de las llaves, además de llaves, panza y barba blanca, tiene café, agua caliente y
    tazas en el Cielo).

    ResponderEliminar
  8. Querido Jan, cuanto echo de menos tus fotos y tus palabras siempre positivas y me quedé con la necesidad de acompañarte al Salto del Nervión, que tanto te había gustado en mis reportajes.
    Un fuerte abrazo amigo

    ResponderEliminar
  9. Aunque digan que todo cambia, como puedes ver desde donde estés, seguimos aquí sumidos en la crisis. Nada nuevo en el horizonte, aunque sigamos soñando en que podemos cambiarlo todo...

    Una imatge premonitòria i colpidora, estimat amic.

    ResponderEliminar
  10. Querido amigo, poco ha cambiado desde entonces en este nuestro país; si acaso más corruptos gobernando impunemente y otros tantos que gobernaron años antes. Nada nuevo, como tú mismo dirías.
    Me conmueve tu estar entre nosotros, ahora que no estás, como si supieras de antemano lo que iba a ocurrir. Aquí te dejo mi primer abrazo de primavera en tu eterno otoño, hasta que nos encontremos entre nubes andinas y olas mediterráneas. Has vuelto a mi casa, de donde nunca saliste.

    ResponderEliminar
  11. No tengo la menor duda de que la buena gente nunca se va.

    ResponderEliminar
  12. Hola Jan, verdaderamente me has emocionado, es como si presintieras tu partida.
    Digo partida ahora mi Fe me dice que estás en el Cielo y desde allí protegiendo a tus seres queridos. Aún me acuerdo de cuando te dí la receta del arroz al horno porque tu me la pediste.
    Me hice amiga en el facebook de tu querida esposa.Un abrazo que se eleva al firmamento

    ResponderEliminar
  13. Una prueba más de que Jan sigue muy presente entre nosotros.

    ResponderEliminar
  14. Jan. Tu legado perdurará.

    Sobrecogedor

    ResponderEliminar
  15. Se echan de menos tus trabajos y sobre todo a ti. Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Gràcias Jan por seguir presente a pesar de la auséncia.
    No sabes como hecho en falta tu foto de cada mañana. Cuando me enteré que este 22 de marzo habria una nueva entrada, me dió un vuelco el corazón y pensé que era un regalo que nos enviabas. Muchas gracias por todo y recibe un fuerte abrazo, estés donde estés.

    ResponderEliminar
  17. Difícil olvidarte antes. Imposible ahora AMIGO

    ResponderEliminar
  18. Siento no haberte conocido Jan, pero algún día, en algún lugar, fuera del tiempo, nos encontraremos.

    ResponderEliminar
  19. Ostras ... se le encoge a uno el corazón. No se que más decir.
    Siempre has sido un luchador y allí donde estés, estoy convencido que seguirás a pleno rendimiento en tu proceso creativo. Siempre lo hacías así que porque no seguir del mismo modo ?
    Un abrazo que espero recibas ahí donde estés.

    ResponderEliminar
  20. Sí que sobrecoge el en cierto modo carácter premonitorio de esta entrada. Por aquí te recordamos.

    ResponderEliminar
  21. No llegué a conocerte, Jan, pero el cariño que tus compañeros me ha contagiado y animado a venir hasta aquí para leer esta entrada tan singular, extraña y al mismo tiempo estremecedora.

    ResponderEliminar
  22. Inquietant entremaliadura, Jan, que ens recordis la teva absència.

    ResponderEliminar
  23. Ufff, se me pone la carne de gallina, una entrada sobrecogedora, como premonitoria, tremenda.

    Gracias por compartirla, Lina. Muchos ánimos desde el otro lado del charco.

    Un fuerte abrazo allá dónde estés, Jan.

    Te echamos de menos.

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué tristeza que ya no esté tu foto y tus palabras entre las que abro a diario! ¡Cuánto tiempo pasó y, ahora, llega una nueva foto para recordarte!

    ResponderEliminar
  25. Creo que nunca te había comentado.
    Me voy estremecido.
    Sin saber que decir...

    ResponderEliminar
  26. Esto nos deja un poco fuera de juego a todos y desde luego sin palabras.
    Gracias por compartir esta entrada!
    Grande siempre y donde quiera que estés!
    SAludos.

    ResponderEliminar
  27. Hoy se me ha encogido el alma,un escalofrio traicionero me ha traspasado de arriva a bajo, pero poco a poco al leer la publicación y los comentarios de los compañeros se que siempre estaras a nuestro lado. Un beso lleno de amor
    Gloria

    ResponderEliminar
  28. Uy Jan, Querido Jan, me he quedado helado. Estás. Recién leía algo que publicaste en mi fotoblog sobre la semana santa a propósito de una foto que había subido y me decías: "Una de las festividades que más añoro en la distancia es precisamente la Semana Santa. Debiste disfrutar mucho estos días cámara en mano..." y mientras leía, te extrañaba. Entonces entré aquí a ver tus fotos, cada tanto me doy una vuelta, y se me congeló la respiración, me encuentro esta entrada que nos dejaste y que es una entrada a la emoción profunda... Querido Jan se te extraña. Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Espero sea un ardid literario fúnebre y premonitorio, todos acabaremos igual, pero te reto a que nos encontremos donde quiera que estés y que nos conozcamos pronto.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  30. y nosotros sea como sea, intentaremos continuar a tu lado siempre. Jan hoy no podrás hacer ningún comentario más de aquellos que hacías a mis fotos y de los que tanto aprendí, pero sea como sea siempre que me pongo delante de esta pantalla del ordenador, siento que estás a mi lado empujando está pasión que es la fotografía. Un abrazo siempre

    ResponderEliminar
  31. Leer esta entrada me da cierto escalofrío, se me hace raro, es como una voz en of que de alguna manera intuye un futuro claro.
    La blogosfera es un poco más pequeña desde que Jan no está habitándola. Casi nada a cambiado y sin embargo nada es igual.
    Triste

    ResponderEliminar
  32. Yo no tenía apuro por encontrar tu carta, tampoco vos. Tu lucidez me abruma. A mi me boxeaste Jan, sin amagues, me diste hasta ponerme a pensar...
    "y no te diré adiós porque ya te lo dije..."

    ResponderEliminar
  33. Triste, tan tan triste. Pasar después de tiempo por el blog, dar ese recorrido habitual por los blogs amigos dispuesta a daros un repaso de alegría y ánimo a vuestras fotos y encontrarme esto. Grande Jan, tan tan grande. Perdurarás junto a tus imágenes en un trocito de mi alma, allí tendrás un hueco siempre para pernoctar. . . . Y porqué no, mandarte mi abrazo sin fin. .

    ResponderEliminar
  34. Veo tu entrada con retraso, Jan. Últimamente no frecuento estos lugares. Pero hoy he vuelto por un instante a esta playa y me encuentro dentro de una botella tu mensaje. Las olas y la orilla siempre terminan por encontrarse. Mis retrasos y tus anticipaciones se dan la mano aquí, en un tiempo que no es de ninguno de los dos, un tiempo puro, sin conjugaciones. La fecha de esta entrada fue, es la de mi cumpleaños. La recibo, pues, como un regalo. Como una invitación incluso. Un guiño contra toda desesperación. Y contra toda esperanza. Gracias, Jan, mi querido profeta de lo cotidiano.

    ResponderEliminar
  35. Querido (a) amigo (a) estou dando uma passadinha no teu Blog. E gostei muito e voltarei sempre. U abraço: Manoel Limoeiro de Recife - PE.Brasil.Visite o Blog por favor: http://www.grupounidoderodafogo.blogspot.com.br/

    Recife -PE. 04 de junho de 2015.

    ResponderEliminar
  36. Sigues estando en nuestros corazones allá por donde estés.....

    ResponderEliminar
  37. Vengo aquí, un año después de tu muerte, para expresar cuánto te recordamos los que te conocimos. Un abrazo, compañarero

    ResponderEliminar
  38. Vengo aquí, un año después de tu muerte, para expresar cuánto te recordamos los que te conocimos. Un abrazo, compañarero

    ResponderEliminar
  39. Un año sin tu sabiduría, querido Jan.
    Dicen que las ausencias son definitivas cuando no hay nadie que te recuerde. Por ahora tú solo estás "más alejado".

    Un beso, barbitas.

    ResponderEliminar
  40. De sobra conoces el cariño y admiración que sentí por tu persona-personaje que casi de ficción. Se echa mucho de menos Jan, es cierto esto no es lo mismo sin tí. Fíjate hoy estrenamos año y por alguno de esos azares de la vida vine a dar con esta entrada. Sobrecoge Jan, yo mismo he estado en coma el mes pasado por lo mio pero salí, aun no se si debo alegrarme o no pero el caso es que hoy estoy sentado con el ordenador sobre las piernas recordando los viejos tiempos.

    Mi memoria es cada dia mas frágil pero por alguna razón no se me olvidan las cosas que me impactan y tu, mi querido Jan permanecerás por siempre en algún rincón de mi cabeza. Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Me acuerdo de ti, Jan. Un abrazo, sigues vivo entre nosotros.

    ResponderEliminar
  42. ¿Qué pasó aquel 10 de abril? ¿Por qué publicarlo un 22 de marzo? ¿Cómo he tenido que percatarme de tu escrito este 30 de abril, casi ya 1 de mayo?

    Preguntas, preguntas, preguntas. Y el cambio de estación, como el cambio de mes, no ayuda demasiado. Al menos para mí.

    No recuerdo en este blog haber recibido otra cosa que propuestas. Algunas descaradas, otras susurrantes, muchas –tienes que reconocerlo– provocadoras.

    Todas muy sugerentes y dignas de ser tenidas en cuenta.

    Espero y deseo que continúes sorprendiéndome.

    ResponderEliminar
  43. Me gustaría que esto fuera una broma macabra y me estuvieras leyendo. Cuando no aparecían tus comentarios en facebook te busque y no contestaste... Te echo de menos, he tardado todo este tiempo en llegar aquí porque cada uno anda con sus propias y ajenas crisis y no llega a todo. Muchas veces el único motivo para no desaparecer es no hacer daño a los que aunque no lo sepas te quieren, lo podrías haber tenido en cuenta. Te mando unas flores y unas lágrimas de primavera. Repito, espero que me leas. Mil abrazos

    ResponderEliminar
  44. He vuelto a ti, Jan. Quizá, porque en pocos días han desaparecido dos blogueros importantes de nuestra blogosfera: María Jesús Paradela y Ripley. Quizá los veas por allá... A Ripley haciendo fotografías y elaborando discursos y a María Jesús convirtiendo en un lugar más acogedor aquello...

    Ojalá pudieseis contarnos algo. Os echo tanto de menos...

    ResponderEliminar
  45. Un experimento que te dio resultado. Se ha publicado, porque ya no estás, aunque sigues estando en quienes aún te recordamos y valoramos. Veo que también más arriba alguien recuerda a la querida María Jesús, quien también dejó huella con su entrañable Paradela. Compruebo doblemente que la calidad humana persiste a la muerte, afortunadamente.
    Estés donde estés, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo