Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

miércoles, 3 de febrero de 2010

Tango a la vida

Siempre oí hablar del otoño como el máximo exponente de la naturaleza muerta. Y todo, porque en algunos parajes, la caída de la hoja determina una intensidad cromática indescriptible. Difícil es, explicar esas tonalidades a quien no puede ver a través de su cornea, todo aquello que la retina interpreta, obteniendo el equilibrio de color que componen la escena…

Pocas veces reparamos en la gran sabiduría de la naturaleza. Las hojas caducas caen al suelo. Un leve balanceo incontrolado, a veces acompañado de la brisa, hace que se depositen una a una sobre la tierra. Creando un manto inconfundible de formas, colores, líneas y composiciones visuales. El color ocre predomina. Sus colores complementarios hacen bien su trabajo dotando a la escena de una luminosidad sin par.

La humedad suele apoderarse de ellas y terminan sucumbiendo a las inclemencias del tiempo, transformándose en un abono impagable. Un sustrato lleno de todos los nutrientes necesarios, para que la primavera albergue de nuevo la vida en esos parajes, donde la tristeza se apodera del alma y esta, se llena de melancolía como si fuese parte de la estrofa de un tango.

Mientras tanto, las últimas hojas penden de una rama. Observan su propia metamorfosis a unos seis metros de altura. Sin prisa por perder su privilegiada situación, se aferran con ahínco a su último nexo con el árbol, antes de formar parte de la esencia casi metafísica en que terminaran convirtiéndose.

Las imágenes de este blog están subidas a una resolución de 1024.
Con un clic sobre la imagen las veréis a pantalla completa.


Si queréis ver el resto de la serie clicar aquí:
“Pensamientos con imagen”
Copyright © By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyride del autor

16 comentarios:

  1. Que vols que et digui Jan, Dos retrats impagables, imposibles de millorar i increïbles per la seva gran qualitat. Enhorabona!

    ResponderEliminar
  2. Pero caen JAN, al final caen. La vida y la muerte se complementan, la una necesita de la otra. Unha apreta

    ResponderEliminar
  3. Que delicadeza estás mostrando en esta serie. Si en blanco y negro eran fotografía llenas de emoción y sutíl elegancia, ahora en color, cobran un significado especial, lleno de sentimientos, recuerdos, vivencias, cobran vida ...
    un abrazo Jan

    ResponderEliminar
  4. Es el ciclo de la vida, Jan.

    Hay que morir para que la vida renazca. La Naturaleza es muy sabia y cumple ese ciclo sabia e inexorablemente.

    Formidable fotografía. Su grandeza está en la sencillez.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. bello posta Jan. me gusta el otoño, es algo especial y melancólico...

    ResponderEliminar
  6. Ley de vida, morir para renacer.

    Bella entrada Jan!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Dejar morir aquella parte que no nos sirve para dar paso a un nuevo renacer. Hagamos caso a la naturaleza.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Preciosa entrada, tanto la foto, con una luminosidad muy lograda como el magnífico texto, lleno de sensibilidad, que nos ofreces.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Jan, una bellísima fotografía.

    Un abrazo. Elsa

    ResponderEliminar
  10. Esa es la vida querido Jan, siempre pendiente de un hilo, de un leve nexo con la vida.

    La foto me encanta (como siempre) pero esta me recuerda a montones que tengo similares.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. " se aferran con ahinco"... como si de eso dependiera su ser en el mundo un minuto más... para que tu pudieras captar su belleza con la lente y hacerla eterna.

    ResponderEliminar
  12. Hola Jan tu entrada da que pensar , en la vida y la muerte, pero lo maravilloso es que cada primavera la vida vuelve a brotar con savia nueva , y todo tiene un esplendor de luz y vida. bella entrada , un saludo de MA .

    ResponderEliminar
  13. La foto es genial!! Tan simple y con tanto contenido al igual que la entrada formaste un gran complemento.

    Besos desde este rincón.

    ResponderEliminar
  14. por eso mismo el ser humano se ha convertido en algo extraño en la naturaleza

    ResponderEliminar
  15. Qué lejos andamos de la naturaleza.

    ResponderEliminar
  16. Vuelvo por aquí tras varios dias imposibles...!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo