Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

jueves, 28 de febrero de 2013

Pensando lo vivido

Del 73 al 13. 
Making of de una pequeña historia, a razón de imaginarla al ver la fotografía que ilustra esta entrada: 
Una señora espera la llegada de un transporte colectivo. Una maleta me indica su viaje. Su edad, me hace pensar en el negocio que hay a su izquierda. Pienso que tal vez, el día que abrió la relojería, ella también se encontraba ahí esperando otro transporte. Pienso en detalles y simplemente dejo que mi fiel bolígrafo Bic normal (clase social acorde con los ingresos de uno) transfiera mis pensamientos del momento a mi libreta de notas:

El inicio de una actividad económica. El primer viaje lleno de ilusión. El primer cliente. La sensación de que el tiempo no corría. Hubo un tiempo en que todo estaba por hacer. Cuarenta años después… el tiempo corre deprisa. A pesar de mantener la ilusión intacta por seguir conociendo, uno ya viaja a contrarreloj. Y ese negocio, que parece que siempre estuvo ahí, empieza a sentir el frio hálito entrecortado de la presión inmobiliaria. 

Clic aquí para ver la serie completa: 
Copyright © By Jan Puerta 2013. 
Texto y fotografías con copyride del autor. 
janpuerta@gmail.com

6 comentarios:

  1. Sensacional la lectura que fas de l'escena.
    Una vegada més, una imatge quotidiana davant d'una porta i unes parets plenes de pintades como podem trobar a qualsevol lloc, però amb el "toc" màgic que sempre dones a les teves il·lustracions.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  2. Una imagen que te habla de una historia.

    ResponderEliminar
  3. Sembla que tots abandonen ...
    Marxes forçades contra el temps, en contra de la vida en continu moviment ...
    Aquesta foto és una història.

    M'agrada amic.

    ResponderEliminar
  4. Quizás el negocio cerró, ciertamente, y la persona que lo llevaba estuvo todo el día recogiendo cosas, tirando otras y llorando los recuerdos acumulados desde cuando, muy pequeñita entonces, sus padres llevaban el negocio con muchas horas echadas allí.

    Hizo todo eso, después puso cuatro cosas en una maleta que llevó allí a tal efecto, salió, cerró la persiana y, apartándose un pcoo de su pasado, la tienda que más relojes no volverá a vender, esperó que llegará un taxi.

    Frente a ella, alguien le hizo una foto.
    Un saludo.

    podi-.

    ResponderEliminar
  5. Quizá esa mujer sea la última superviviente de una ciudad muerta...

    ResponderEliminar
  6. La calle por la calle. Todo un documento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo