Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

jueves, 26 de julio de 2012

El juicio perdido

Cuento corto 
Esta es la historia de uno que escondía su calvicie bajo un sombrero. Un día, este lo demando por uso indebido. Alegando que el, había sido creado para lucimiento en fiestas populares. 
El hombre fue condenado a cadena perpetua consistiendo el castigo en salir a la calle sin ninguna prenda que disimulase su alopecia. 
Hoy es conocido en la ciudad con el sobrenombre de “el bufón calvo”.


Clic aquí para ver la serie completa: 
Copyright © By Jan Puerta 2012. 
Texto y fotografías con copyride del autor. 
janpuerta@gmail.com

10 comentarios:

  1. Bon dia. Un curt original, acompanyat de la seua foto adient.
    NO es por demanar res més. GRacies per compartir.

    Salutacions

    ResponderEliminar
  2. Ese hombre estaba condenado de antemano teniendo en cuenta que el jurado estaba compuesto por ese adusto conjunto de zapatos.

    Un abrazo, Jan.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jan, me intrigan esa fila de pies.
    Dios creó unas cuantas cabezas perfectas y a las demás las cubrió de pelo, jajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Juez de algún concurso de Cueca??)

    Buenísimo tu cuento breve, Jan (y la fotografía, por cierto, con un primer plano "afectado")... ;)

    Ya sabía yo que tus talentos iban mucho más allá de la fotografía!

    Felicitaciones siempre.
    (Algún día te espero por mis casas).

    Abrazos miles.

    ResponderEliminar
  5. Estupenda foto y un buen minirelato. La foto es muy buena y es divertida. Estupendo desenfoque para resaltar al sombrero "infiel" y ese peculiar "jurado popular" de piernas y zapatos. Un abrazo.
    Agustín.

    ResponderEliminar
  6. A mi em semblen atractius els homens calvos.
    Coses meues...
    Besos JAN!

    ResponderEliminar
  7. Lo más interesante de una cabeza masculina no es su pelo sino las fecundas ideas que con ella cocina.

    Cuando un hombre calvo usa sombrero, parece más joven. ¿Por qué no ha de hacerlo? Como verás, hoy soy el abogado del diablo de tu estupendo cuento.

    Saludos cordiales desde Alcalá de Henares, Franziska

    ResponderEliminar
  8. Vaya es muy peculiar esta historia jan....bueno la naturaleza sabe a quien castigar y a quien no ..jeje....en fin....un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Y el sombrero se divierte por su lado cantando, bailando, volando, riendo...

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo