Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

lunes, 5 de mayo de 2008

Capitán Vitrola 1ª parte

Capitán Vitrola 1ª Parte

La “Caleta Portales” es uno de esos lugares emblemáticos que tiene Valparaíso. Todos los que hemos vivido cerca del mar, nos sentimos atraídos cuando nos encontramos un lugar como este. Donde la pesca y su propia idiosincrasia están presentes en cada rinconcito. Haciendo de su visita una fuente de anécdotas. Vivencias en fin.

Algunos de los capitanes que hoy en día comandan sus barcas de pesca artesanal, son herederos de una quinta generación de marineros. Pescadores a la vieja usanza.

Hoy, os dejare unas pinceladas sobre el “Capitán Vitrola”.

La madrugada esta viva. Sobre las cuatro, una cincuentena de embarcaciones suelen salir de la caleta, cada una de ellas buscando su rinconcito mágico de pesca. Un lugar donde tienen grandes expectativas de conseguir una buena captura. Solo han pasado tres décadas, pero aun recuerdan cuando regresaban con la barca llena de merluzas, peces sierra, reinetas, atunes… Todos de una medida considerable.

.-De una merluza salían seis raciones generosas. Hoy en día, difícilmente una sola merluza es capaz de matar el hambre de una persona.

Hoy en día, difícilmente, llegan a las veinte docenas de pescado diverso.

.-El océano esta muriéndose. Poco a poco. Una lenta agonía…

Dice Mauricio, quien lleva la barca botada con el nombre de “Capitán “Vitrola”. Mote este, que tenia su padre. Un pescador muy respetable, ya retirado. Según cuentan, no paraba de hablar. Según su hijo, siempre hablaba o bien te contaba alguna anécdota por enésima vez. Sus historietas eran tan conocidas como repetitivas. De aquí le viene el apodo.

.-Es como un homenaje que le hago.

Mauricio es pequeño. Simpático. Preocupado por su pacifico. Por su futuro como pescador artesano.

El día que lo conocí, le hice unas fotografías. Hable un rato con el. Al día siguiente le regale las imágenes que capture. Me obsequió con dos peces sierra. Un excelente y exquisito bocado a la plancha. Desde entonces cuando su proa apunta a la caleta y me ve, cerca de la grúa que elevara su embarcación hasta el puerto, separa alguna pieza de pescado para mí, como si fuera parte de su tripulación.

.-Como ha estado el día?

Le pregunto al tiempo que me tiende su mano para encajarla con la mía…

.-Ya ves, -me dice señalándome el fondo de la barca- unas tres docenas de sierra y quizás quince docenas de pescada, (Merluza) de un tamaño mediano.

La barca una vez izada, se coloca sobre un remolque, para ser llevada por un pequeño tractor hasta donde se encuentran las que han llegado antes y comienza la venta mientras gritan lo que han capturado…

.-Pescada, traigo pescada! Sierras, han llegado las sierras! Las mas grandes de todas! Aquí, aquí, aquí… ha llegado la pescada!

La gente se agolpa alrededor de la barca para poder conseguir las mejores capturas.

.-A cuanto los sierras?

Pregunta una persona que por su aspecto parece un viejo lobo de mar retirado…

.-Tres por un “lucas”

Coloquialmente, un “lucas” es un billete de cien pesos chilenos. Un dólar aproximadamente.

Las merluzas aun están vivas. Colean y abren la boca intentando huir de esa asfixia que poco a poco las inmoviliza. Los compradores, clientes fijos por cierto, saben apreciar el pescado fresco. Vienen incluso del interior. En tren, en bus, con amigos y amigas. El precio es económico. Diría, rozando la ridiculez, ya que después de hacer cuentas, pocos pesos netos quedan para el capitán de la embarcación.

.-Donde nos encontrábamos pescando, estaba lleno de jibias. (Sepias gigantes, que algunos de ellos llegan a pesar más de setenta kilos) Con sus tentáculos, se pegaban al casco del barco para quitarnos las capturas del mismo sedal cuando las subíamos. Con los ganchos y los cuchillos, las cortábamos, pero aparecía otra.

Relataba, al tiempo que seguía vendiendo sus capturas…

.-Menos mal que apareció un lobo marino y las asusto. Gracias a el hemos podido salvar el día.

Sigue hablando, relatando y manteniendo el interés. Se nota que es hijo del “Vitrola”. En poco más de cuarenta minutos, se ha vendido toda la captura. En ocasiones, algún propietario de un restaurante le compra todo lo que lleva.

.-Se gana algo menos, pero… es mas seguro y antes terminamos el trabajo.

Termina contando que hace solo hace tres décadas, las jibias tenían como depredador a la ballena. Hace más de diez años que no ven a ninguna.

Sigo haciendo algunas fotos y pronto me retiro a mi camarote. Hoy he pescado media docena de merluzas. Las haré a la plancha, con un chorrito de aceite virgen de oliva y unas gotas de limón caribeño que aun me queda…


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo