Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

martes, 30 de junio de 2009

A veces llegan cartas

A veces llegan cartas que uno no espera. Otras, uno desespera esperando las cartas que no llegan. Tal vez de aquí unos años, el cartero solo será una profesión ausente, incluso de los recuerdos. Y los buzones una simple anécdota de los abuelos hablando con sus nietos contándole batallitas…
.- ¿Que me vas a contar hoy abuelo?
.- Cuando era joven, recuerdo la última carta que me llegó. Era de mi padre. Un nostálgico de las viejas costumbres de mantener correspondencia por escrito. Qué tiempos aquellos. Que tiempos.


Pie de foto

Dedicado Jesús Guzmán, el entrañable y creíble cartero de “Crónicas de un pueblo”. Clic aquí. Corría por aquel entonces el año mil novecientos setenta y uno. Un personaje que de pequeño me inspiro a ser cartero. Pero el tiempo me llevo a escribir y que otros repartieran las letras.
“Anécdotas”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.

17 comentarios:

  1. Las cartas son un monumento a la nostalgia, pero al fin y al cabo "monumento es monumento" ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. No creas, Jan. Los buzones cada vez están más llenos de "spam"; de papel couché y tinta contaminante que van directamente del buzón a la basura. Miles de toneladas todos los días. Estimado Sr. Portillo: Tenemos el placer de comunicarle que ha sido usted agraciado con un crucero por el Caribe para dos personas. Para recoger su premio, deberá acudir el dia tal a tal hora al Hotel Cual.... De esas cartas, varias todos los días. Del Ayuntamiento y de la Junta de Castilla y León tocándome las pelotas de las formas más imaginativas, montones. Invitaciones (a bodas, a presentaciones de libros, a inauguraciones de exposiciones, etc,) unas cuantas; del banco, recordándome que tengo la cuenta en descubierto, media docena. Lo que no me llega, eso sí, son cartas personales, de aquellas de "Espero que al recibo de la presente te encuentres bien; yo bien adiós, gracias". Pero es que la gente se ha vuelto como mema, y ha ido abandonando pequeños placeres tan sencillos y gratificantes como escribir una carta a un familiar o a un amigo, contar un cuento a un niño (o a un adulto, que es más divertido si se lo traga), silbar por la calle, hacer pajaritas de papel, y un montón de cosas que se han perdido. ¿Pero el oficio de cartero? ¡Quiá! Yo le auguro un futuro de lo más brillante.

    ResponderEliminar
  3. HOla, gracias por visitar mi blog, veo que ambos estamos evocando a los recuerdos. Aca aún existen los carteros puerta a puerta, pero ya no traen las tan apetecidas cartas de nuestros amigos, familiares, y otros tantos. Sino de cuentas y más cuentas, un estorbo al romanticismo de otras épocas.
    Quedo super agradecida del regalo de su visita y le doy la bienvenida para cuando sea de su agrado.
    Saludos desde Santiago de Chile, lluvioso y congelado

    ResponderEliminar
  4. Muchas veces nos traen buenas nuevas… otras muchas lagrimas… o amigas nostálgicas… que mandan postales de cada sitio que visitan… soy una de ellas.
    Así es lindo recibir al cartero… no solo con las boletas a pagar… Jan, mil disculpas, estoy pasando poco por este blog. Y recién veo el mensaje … Gracias. Besitos. Silvi.

    ResponderEliminar
  5. es curioso sin previo.. sin anunciación.

    Acabo de descubrirte.

    ResponderEliminar
  6. Ya no tengo la oportunidad de ver al cartero que deja mis cartas en el buzón de mi casa, pero sí al que las trae a mi trabajo.
    Siempre uniformado y cargando con una esa gran cartera de cuero repleta de cartas, cuando llueve con su capelina. Su presencia forma parte de mi rutina laboral y me alegro de verlo y saludarlo todos los días. Lo curioso es que un día lo ví paseando con su familia por la calle y tuve que concentrarme unos instantes para recordar quien era ese personaje que tan familiar me resultaba y que no acertaba a descubrir quien era. Al instante me puse a reír y él también y nos saludemos.
    Jan te enlazo para seguirte más de cerca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me parece que vas a recibir una "amonestación" por parte de Mariluz, por poner en tela de juicio el futuro de su abnegada profesión.

    Personalmente, no creo que el muy noble oficio de cartero tenga los días contados. Es verdad que ya no recibimos las cartas de antaño y nuestra correspondencia se limita a facturas diversas, correspondencia bancaria, publicidad, etc. Pero, de vez en cuando, sí recibimos una misiva de alguien querido que nos alegra la vida.

    Esperemos buenas noticias al abrir nuestro buzón.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, espero que no se extingan los carteros, porque me quedaría sin curro.
    Ya nada es como antiguamente, ni las cartas, ni lo demás...
    Ahora ya no se reciben aquellas cartas de las que hablas, con noticias y cariño de familiares o amigos. Eso se acabó. Pero se han puesto de moda las compras por Internet, lo que supone el aumento de la paquetería. Y no veas como se alegra la gente cuando les llevas el paquete que están esperando. Hombre, ya sé que no es lo mismo, pero...más de uno me ha recibido con los brazos abiertos y una enorme sonrisa al verme con su paquete entre las manos. Y eso también da satisfacción.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Buenos días, Jan Puerta:

    Cuántas historias, cuántas ilusiones en los envíos y en las esperas...
    Cuando llegué a Catalunya, me contaron una historia de cartas que me impactó. Algún día la explicaré. Bastantes, años más tarde, volví a encontrarla, -escrita-, el 26 de marzo del 2000, en una columnita casi desapercibida, La Cábala, de el Periódico. Miguel Ángel Maestro, contaba lo que a mí me había emocionado tanto tiempo atrás . Guardo el recorte.

    Saludos. Gelu

    P.D.: Esta entrada se puede acompañar de la canción de Raphael:"E-mails" (Yo le escribo cartas, ella me manda e-mails, le digo que la extraño, que nunca la he dejado de querer...)

    ResponderEliminar
  10. Es una pena que esa costumbre de escribir cartas a mano y mandarlas se haya extinguido pero la verdad es que es más cómodo escribir a máquina y los e-mails son una forma maravillosa y rápida de estar en contacto con nuestros seres queridos. Generalmente, los domingos, los dedico a escribir varios. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  11. ¿Viviremos la desaparición de la carta escrita a mano? Me temo...

    ResponderEliminar
  12. Una vez recopilé correspondencia de un amigo, durante un año entero.... Cuando le fui a "conocer" en persona, le llevé fotocopiadas todas nuestras cartas (un libro casi....) Lo titulé: "Cartas en mi buzón".... ha llovido, pero para los románticos recibir una carta depuño y letra, con destinatario y remite, no tiene precio. Buen blog, Jan.... Un saludo cordial y gracias por tu visita :)

    ResponderEliminar
  13. Hola Jan, vengo a conocer ese espacio de que me hablas y agradecer tu visita a mi blog, me gusta el espacio dedicado a los perros, por supuesto, pero también me gusta tu blog en su conjunto. Uy las cartas! cierto, en poco tiempo serán historia, cuantas cosas te podría yo contar de la importancia de las cartas, ahora todo llega rapidamente gracias al correo electrónico pero el sabor de las cartas era....otra cosa. Encantada de conocerte, vendré más veces, sin duda, gracias, un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  14. Inolvidable Jesus Guzmán.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Preciosas palabras para esa profesión cada vez más extraña. Aquellos carteros de toda la vida, que no les hacía falta mirar el nombre en los buzones para saber a dónde tenía que ir la carta...

    Y un recuerdo precioso para aquella maravillosa serie, que también me acerca a mi niñez...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Muy buena entrada. Las cartas son recuerdos imborrables...yo escribía muchas, antes que esto del mail nos invadiera, y aún guardo en cajas algunas que han sido importantes para mi...
    Un saludo,
    Maribel.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo