Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

lunes, 13 de diciembre de 2010

El perro del 50

Algunos perros de los llamados abandonados, suelen caer bien a personas que aman los animales. Por alguna razón no pueden acogerlos. Pero suelen dejarles comida a diario en la puerta y alguna que otra caricia.


La fidelidad de estos animales se mezcla con la gratitud y se quedan anclados en las cercanías de estas casas “de acogida”.
También es el caso del perro del numero 50.

Si quieres ver la serie completa haz un clic aquí.
Con un clic sobre la imagen las veréis más grande.
Copyright © By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyride del autor.
janpuerta@gmail.com

12 comentarios:

  1. Buena fotografía, sin duda.
    Hay tanta poesía allá afuera...hoy día la que tú nos presentas pinta de nostalgias y abandonos...
    Hermosa.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. No sé si entristecerme o maravillarme. La fascinación del perro ante una mano que lo acaricia no tiene definición alguna.

    Siento el amor que brota cuando veo a mis mascotas, realmente.

    ResponderEliminar
  3. Siempre queda la esperanza, incluso un perro lo intuye.
    Fuerte abrazo Jan

    ResponderEliminar
  4. sos fotografo y periodista?
    que idolo, todo lo que yo quiero..
    me encanto la fotografía, me encanto tu blog, mucha suerte capo!

    ResponderEliminar
  5. Tu perro del 50 ha encontrado un sitio perfecto, ya sólo esa puerta de madera entre unas paredes de uralita es una promesa.

    Sabes, tu colección de perros es una gozada.

    Otros me dan pena, pero éste, el del nº 50 está en buenas manos.

    Un abrazo.

    Jeanne

    ResponderEliminar
  6. Tu perro del 50 ha encontrado un sitio perfecto, ya sólo esa puerta de madera entre unas paredes de uralita es una promesa.

    Sabes, tu colección de perros es una gozada.

    Otros me dan pena, pero éste, el del nº 50 está en buenas manos.

    Un abrazo.

    Jeanne

    ResponderEliminar
  7. Hay un refran, querido Jan, que siempre he detestado, y es este: "quien le echa pan al perro ajeno pierde el pan y pierde el perro", porque es un refrán basado en el egoismo.

    De modo que si le echo pan ¿es con intención de quedarme con el perro, o que? Actitud mezquina.

    Me he acordado al ver al perro abandonado: deberiamos de aprender de ellos, y ser mas generosos: dar sin esperanza de contraprestación.

    Pero entonces el mundo...seria otra cosa.

    Ay...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Conozco varios casoso de esos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me dan tanta tristeza estos perritos, aquí en el pueblo hay muchos

    ResponderEliminar
  10. Excelente toma...para reflexionar. Me gusta. Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  11. nice photo. i like how the colour of the dog matches the door. greetings from Barcelona.

    www.kamjey.com

    ResponderEliminar
  12. Hacía tiempo que no pasaba por aquí. Me alegro de ver que siguen esos homenajes a los canes...preciosos canes.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo