Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

sábado, 7 de marzo de 2009

El tatuaje

El tatuaje

.- Quisiera hacerme un tatuaje.
.- Tiene usted alguna idea o… ¿quiere mirar el catalogo de diseños?
.- Tengo mi propio boceto.
Con estas palabras, abrió una carpeta y extrajo una hoja que al tacto era gruesa. En ella, un dibujo que de entrada estaba lleno de misterio…
.- Enigmático diseño…
.- Cree usted ¿poder hacerlo?
.- Si claro. ¿Donde lo quiere? Le quedaría muy bien en el antebrazo o en el omóplato.
.- Lo quiero en la cara.
El tatuador dejo de mirar el diseño y clavo su mirada en las facciones del individua que tenia delante…
.- ¿En la cara?
.- Si. ¿Algún problema?
.- Ninguno, aunque técnicamente requiere más tiempo.
.- ¿Cuando puede empezar?
.- Por la tarde. A la cinco.
Las dos manos encajaron en un trato verbal de esos que día a día parecen más insólitos. A la hora convenida los dos hombres volvían a estar uno delante del otro…
.- ¿Dispuesto?
.- Si.
Se tumbo en la camilla mientras en los altavoces el “chillout” ambientaba la sala. Dos insignificantes hileras, de humo renqueante salían de ambas varilla de incienso. El ambiente era tranquilo y relajante…
.- ¿es su primer tatuaje, ¿verdad?
.- Es el único que necesita mi piel.
La aguja seguía convulsivamente los movimientos pictóricos de la muñeca del tatuador. Este, en algunos momentos, entraba en un semi trance creativo para dar a las sombras el toque preciso. El diseño, que en un primer momento se veía sencillo, en el momento de la ejecución requería de un gran dominio en el manejo del pincel metálico…
.- Es la primera vez que tatúo una puerta en el rostro de alguien.
Poco a poco iba cogiendo forma el bosquejo. Las gasas esterilizas limpiaban los sobrantes de la tinta. La aguja entraba en la piel lo justo y necesario. Nunca más de dos milímetros y medio. La dermis se impregnaba con la mezcla preparada para conseguir los tonos deseados…
.- Déjame preguntarte… ¿por que una vieja puerta en la cara?
.- Para mi es la entrada al conocimiento.
.- Ah…
.- Hacia tiempo sabía, que la vedad que todos buscamos... está en uno mismo. Así decidí tatuarme la entrada en mi propio rostro. Con ello la búsqueda termina…
.- El tiempo vivido nos hace más sabios, ¿Verdad?
.- Si no mas sabios, mas realistas con nuestros propósitos.
La sesión concluyó de madrugada. Ambos, quedaron satisfechos con el trabajo realizado. Un abrazo silencioso sirvió de despedida. El rostro tatuado, se perdió entre las sombras de la noche…


“Micro relatos”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.

23 comentarios:

  1. qué bien está! la imagen es perfecta para el texto, como su hubiese una simbiosis entre ambos, y el blanco y negro de la imagen imprime color a las letras :)

    ResponderEliminar
  2. Por un momento me recordó la última y voluminosa obra de John Irving "Hasta que te encuentre" este mundo peculiar de los tatuadores...
    Para según que culturas un punto en medio de las cejas es la entrada al conocimiento...es suficiente... para este hombre es necesaria una puerta...
    Impresionante Entrada, inquietante, incluso.. y maravillosa foto que la complementa...

    un beso Jan.

    ResponderEliminar
  3. Puerta del conocimiento...algunos tienen en su rostro el resto de su interior...saludos

    ResponderEliminar
  4. ¿Abierta o cerrada?

    ¿Y las ventanas donde se tatuan?

    ;-)

    ResponderEliminar
  5. Tu creatividad le saca partido a tus imágenes en historias que me reecuerdan a García-Márquez.
    Fas creible la realitat.

    ResponderEliminar
  6. Buen Blog Jan. Nunca te hagas serio... no merece la pena. un saludo

    ResponderEliminar
  7. genio!!!

    existencialista a rabiar:)
    muakisitos de luz

    ResponderEliminar
  8. Esto es EXTRAORDINARIO, amigo Jan.

    Si, si, y mil veces si a ese postulado: la puerta hacia el conocimiento esta dentro de uno mismo.

    Me he identificado mucho con la idea de tu post y con el mensaje tan certero que encierra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Esto es EXTRAORDINARIO, amigo Jan.

    Si, si, y mil veces si a ese postulado: la puerta hacia el conocimiento esta dentro de uno mismo.

    Me he identificado mucho con la idea de tu post y con el mensaje tan certero que encierra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. No hay ningun lugar al que tengamos que ir
    Ni nada que hacer excepto lo que somos y hacemos en este momento
    y por supuesto todo esta en nosotros todo. El dico esta repleto de información

    Besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  11. Que relato tan bueno para una fotografia tan original.

    ResponderEliminar
  12. Veo a ese individuo tatuado con la puerta en el rostro. No lo dudo: me gusta entrar en ese tipo de personas. El tatuaje también puede ser moral y no verse. Me doy una vuelta por su interior. Paso un buen rato. Cuando me despido de él, quedo parada un rato. Le veo a lo lejos el cogote, perdón, le veo las habitaciones por las que estuve.

    Besos acechantes.

    ResponderEliminar
  13. Qué texto más bueno.
    Yo me tatuaría una página en blanco...

    ResponderEliminar
  14. ¡Fantástico relato!
    Me ha hecho volver a pensar que los tatuajes que nos hacemos (quienes nos los hacemos) siempre tienen un claro significado, aunque la demás personas lo vean de una forma diferente y sin sentido.
    La foto le va que ni pintada al relato.
    ¡Muy muy bueno!

    ¡¡Saludos!!

    ResponderEliminar
  15. Antes de leer me preguntaba si era una cara con el tatuaje de una puerta o una puerta en la que habína tatuado una cara, pero después de todo, ¿que importa quien estaba primero?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Vaya Jan, debe ser doloroso eso de tatuarse una puerta en la cara, ¿no será mejor darse por satisfecho cuando uno se topa con la realidad?

    El texto arropa perfectamente esa imagen que con expresión algo deforme nos enseñas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Original y certero relato con esa fantástica fotografía.
    Me ha gustado mucho.
    Besos, Ilona

    ResponderEliminar
  18. ¿Seguro que el relato no es autobiográfico y la foto no es tu propio retrato?

    ResponderEliminar
  19. Una vez iba yo tan distraido que me estrellé contra una puerta. Y estuve un buen rato sin saber si salñía o entraba. Pero esto es diferente. Dicen que al cabo de los años el rostro se convierte en obra de uno mismo. Y tal vez sea cierto. Genial entrada, Jan.

    ResponderEliminar
  20. Y por tus ojos se penetra!

    Foto y texto magnificos, me encantaron, por todo lo que significan!!!.


    Besos

    ResponderEliminar
  21. La foto me a gustado, pero el escrito me a encantado!

    Felicidades

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo