Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

lunes, 30 de marzo de 2009

Saúl Méndez

Saúl Méndez


.- Y tú… ¿Qué quieres ser de mayor?
.- ¿Puedo elegir?
Cuando una pregunta es respondida por otra la mayoría de las veces la respuesta termina por condicionar parte de la conversación…
.- No siempre se puede elegir. Pero, eso no quita que uno no pueda imaginar.
.- Mi mamá, siempre me dice que con la imaginación no comemos.
A ciertas edades, la ilusión desaparece y la realidad se muestra con toda la dureza que esconde la existencia en ciertos rincones del mundo. Es curiosos como un centenar de metros puedo hacer que un niño nazca con el pan bajo el brazo de por vida o con el instinto de supervivencia por finalidad.
Saúl dejo el colegio con ocho años. Lo justo para saber leer, y algo de cuentas.
.- Con eso no me engañan cuando vendo los porotos (1) en el mercado.
.- ¿Quieren engañarte a menudo?
.- Siempre se intenta. Yo también lo intento.
.- Pero eso… no esta bien, ¿Verdad?
.- Pasar hambre tampoco está bien.
Los niños que despiertan pronto a la realidad de su entorno, tienen un filosofía que a pesar de poder ser criticable desde el pulpito que nos da, el haber nacido en una sociedad desarrollada, su circunstancia existencial debería de ser un eximente para cualquier acto que cometiese.
Saúl me explica que es católico…
.- Los domingos voy a misa. Y me confieso. El Padre Luís, me escucha y me hace rezar unos “padrenuestros” y unas “avemarías” y así el “Señor” me perdona.
.- Todos son pecados veniales, ¿verdad?
.- Son pecados para llevar unas cuantas monedas más a casa.
En la parada del mercado, me llamo la atención el aroma que desprendían los tomates…
.- ¿Y si te compro unos tomates ¿me vas a engañar?
Mirándome con una sonrisa picara escogió cinco tomates y añadió un par mas de regalo…
.- Así… ¿está bien?
Ante su “regalo” decidí comprar algo mas de fruta. Cuatro mangos, una papaya que resulto excelente y unas bananas que sin ser de Canarias por su sabor me acordé a ellas.
Me quedé un rato en su parada. Observándolo como se desenvolvía con sus clientes. Algunos de ellos, venían a diario. Saúl se sentía orgulloso atendiendo. Y cuando había un poco de confianza con quien le compraba le decía mientras me señalaba…
.- Es mi amigo Jan. Es fotógrafo.
Su empatía era tal que contagiaba su entusiasmo a todas las personas que le compraban alguna de sus verduras o frutas. Me despedí de el mientras recordaba esa tremenda frase de su mamá. La vida es tan injusta que cada capitulo que voy pasando en mi eterno camino me encuentro con personas en edad de jugar con la triste realidad de tener que aportar su tiempo a la necesidad que supone su trabajo. Se sacrifica la enseñanza y se deja de ser niño sin saber que se siente teniendo ilusión por un juego, una travesura o simplemente dejándote llevar en la magia de cualquier libro.
Saúl me volvió a mostrar con su actitud, el desequilibrio social que hay en la humanidad. Me devolvió a la realidad mas cruel que se esconde detrás de los buenos propósitos de los gobiernos. Me recordó, en palabras de su mamá, que con la ilusión no basta. Mi colaboración con su supervivencia fueros unas frutas y hortalizas, y un par de fotografías donde su timidez quedaba al descubierto junto con la mía.
Sus pecados veniales, absurdos como tales, solo forman parte de la picaresca que en su día inmortalizó el propio “Lazarillo de Tórmes”. Quinientos años después, todo sigue igual.



(1) Porotos… En casi todo Centroamérica y Sudamérica se llaman así a loas judías.


“Haciendo amigos”
Copyright © By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyright del autor.
janpuerta@gmail.com

16 comentarios:

  1. Saúl tiene ojos inteligentes. Sabrá salir adelante y desenvolverse en la vida, estoy segura.
    La vida es una buena maestra, aunque a veces es demasiado dura con sus alumnos.

    ResponderEliminar
  2. Demasiados Saules, por el mundo.
    Demasiadas mamás con ese dicho en el alma. Y llorándolo, porque no quisieran tener que decirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me apena ver que tantos y tantos niños tengan que vivir sumidos en su cruda realidad¡¡:(

    UN BESOOO AMIIGOOOO¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Bello post. Es dramática la situación que describes tan bien.

    Rescato esta frase: "tienen un filosofía que a pesar de poder ser criticable desde el pulpito que nos da el haber nacido en una sociedad desarrollada, su circunstancia existencial debería de ser un eximente para cualquier acto que cometiese"

    Totalmente de acuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tú lo has dicho, Jan: algunos tiene todo servido y muchos otros tienen que "sudar la gota gorda" para subsistir...

    Un abrazo transandino ;-)

    Antón.

    ResponderEliminar
  6. El hambre y la pobreza les hace madurar antes de tiempo para subsistir. Lo malo es que en el camino se pierden muchas cosas.

    ResponderEliminar
  7. Y un niño al que se le roba su niñez ¿qué clase de adulto será? Ojalá Saul no pierda nunca su sonrisa.

    ResponderEliminar
  8. Que diferente es la vida para la inmensa mayoria de las personas de este querido mundo ... y que equivocados estamos desde este rincon privilegiado de nuestro amado primer mundo.
    Excelente el retrato,

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Qué lindo amigo que te hiciste, Jan. Lástima que el mundo esté lleno de Saúles, allá y acá.
    Excelente tu post.
    Beso de lunes para ti.
    STEKI.

    ResponderEliminar
  10. Cansado de ser adulto me queda sumergirme con mi hijo en su mundo para volver a ser niño.
    Saúl, a pesar de lo que le exige la vida todos los días, sacaría el niño que sigue siendo en otras circunstancias.
    Obviando lo que se pierde él, cómo cuantificar lo que nos perdemos los mayores por cada niño que no puede serlo, porque no deberíamos olvidar que ellos cambian el mundo y sino que piense en ello cada persona que trate habitualmente con un niño.
    Me pregunto también, como Xuan, cómo podrá ser dentro de 20 años, cansado de haber sido siempre adulto.
    El retrato genial, con esa pose de más mayor.
    Un abrazo, Jan.

    ResponderEliminar
  11. Debemos dar gracias por que nuestros hijos no tengan que pasar lo que estan pasando muchos niños como Saul. Y los gobiernos de estos paises tendrian que hacer mas de lo que hacen para evitar que a los niños no les falte nada y que no se conviertan en adultos tan pronto.
    saludos

    ResponderEliminar
  12. En la misma línea del comentario de Cornelius.
    Preciosa entrada. Espero que le vaya bien.

    ResponderEliminar
  13. Es difícil comprender la desigualdad social en el planeta, no me gusta que haya que 'abandonar' la escolarización para trabajar, para ayudar, para tener responsabilidades, pero es que lo que hay hoy día en lo que llamamos mundo desarrollado creo que tampoco es adecuado. LA colaboración con los trabajos de los progenitores creo que es algo muy positivo por cuanto nos educa en responsabilidad, en compromiso... y eso se está perdiendo y mucho me temo que cuando nos queramos dar cuenta ya no tendrá solución...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hay muchos Saúl en el mundo...muchos...no debemos ignorarlos, debe existir leyes para que esto no siga sucediendo, para que un niño pierda su infancia.
    Un abrazo, como siempre es un gusto leerte

    ResponderEliminar
  15. Tiene mirada de adulto, rictus en la sonrisa de adulto; ademán de adulto. Ya no llorará más. Ya se lo han robado todo los hijos de puta.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo