Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

lunes, 22 de marzo de 2010

El vendedor de lechugas

"A veces el infortunio esta a nuestras espaldas y no somos consientes de ello"
Pedro es una persona que se busca la vida a diario como puede. Un día ayuda a descargar un camión y el otro hace de vendedor ambulante. Siempre en los alrededores del mercado. La última vez que lo vi, se dedicaba a intentar vender unas cajas de lechuga. Apoyado en la pared, no se dio cuenta que una pintada reivindicativa contra el estado ponía en entredicho su trabajo…
“No sabes que te roban”



Cuando le pregunté si no se había dado cuenta de lo que ponía, me contesto, que no importaba. "La mayoría de la gente que me compra, no sabe leer"



Las imágenes de este blog están subidas a una resolución de 1024.
Con un clic sobre la imagen las veréis a pantalla completa.

Clicar aquí para ver la serie completa:
“Anécdotas”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.
janpuerta@gmail.com

15 comentarios:

  1. Rápido para las respuestas este Pedro!


    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bon dia Jan: les teves fotos sempre fan pensar, obrir el ulls devant de la realitat trista de molta gent
    Gracies per colpejar les nostres concincies cada dia i fer que no ens adormim en la propia auto.
    contemplació

    ResponderEliminar
  3. Y encima, las lechugas un poco mustias...

    ResponderEliminar
  4. BON DIA JAN:

    Aqui en España, se ve hasta gente buscando dentro de los contenedores.

    Esta entrada tuya da mucho que pensar.

    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  5. Muy buena y oportuna foto. Imagino lo poco que le importa a este hombre, vendedor ocasional de lechugas, lo que pongan las pintadas, cuando en su cabeza sólo habrá la pregunta ¿cuántas lechugas tendré que vender para poder echar el día?
    Me encantan tus fotografías y la leyendas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Retazos de la cotidianeidad, como la vida misma. Eres un cronista de las gentes, de los pueblos, de situaciones y vivencias muy, muy cercanas. Siempre conmovedor, Jan
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me gustó su respuesta...!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Jan, me encantó la imágen. Tiene la realidad retratada en ella, sin mayor adornos, tal cual. La historia es otro merito aparte y en conjunto, directa, precisa, concreta. Con una respuesta, de un hombre que ha pasado por mucho y sabe con sabiduría propia, como enfrentar la vida. A quién podría importarle unas palabras escritas en contra de algo, cuando se está en juego, la vida misma.

    Un abrazo enorme,
    Anouna

    ResponderEliminar
  9. Quizás su vida esté como sus lechugas, un poco mustia y, ¿qué más les de a ellas lo que ponga?
    ¿Y qué más le da a él?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Probablemente porque algunos roban con descaro y con gaunte blanco es que Pedro se vea obligado a gnarse la vida como puede.
    La ubicación que ese día eligió, muy oportuna, y su respuesgta muy ingeniosa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Encuentros de gentes, pintadas y lechugas.
    Momento que ocurren pocas veces.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Vida dura la del vendedor de lechugas... cada día en el mismo lugar....a la misma hora ... esperando a vender todas las lechugas .

    Un abrazo de MA

    ResponderEliminar
  13. Esa respuesta expresa desesperanza, Jan.

    Es la respuesta de alguien que no espera mucho más de la vida.

    Una gran fotografía con el reflejo de una sociedad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me gustó este trabajo...

    se denota a una persona que busca su subsistencia en la indolencia de su postura ,como si le diera igual si le compren o no...generalmente los vendedores vociferan a gran pregón lo que venden ...
    Como siempre dejando huellas de las situaciones de la vida!

    saludos cordiales!

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo