Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

domingo, 26 de abril de 2009

Verde deseo

Más deseo

Desear solo es malo si no se consigue lo deseado.

Carla tenía unas piernas demasiado seductoras cuando la conocí. No eran muy largas pero mi vista se perdía en ellas fácilmente. Unas veces imaginando caricias que mas tarde ponía en práctica. Otras simplemente dejándome llevar por ese oscuro objeto de culto y deseo.
Dicen que el amor no es eterno. Por eso un buen día ella emprendió su propio camino. Yo, como suele pasar, emprendí un calvario personal donde el alcohol y algunos bares de alterne me hacían subir hasta el séptimo cielo para bajar en pocas horas al mismísimo infierno.
Hace unos meses, descubrí unos zapatos verdes que salían del subsuelo de mi deseo. Ese día volví a perderme entre unas piernas largas y unos pensamientos muy concretos.


“microrelato”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.

13 comentarios:

  1. Por oscuros y semiolvidados traumas de la infancia hay tres cosas que no soporto como objeto erótico; es más, me deserotizan instantáneamente ten pronto como aparecen ante mi vista, no digo ya al tacto. Y son: el carmín de labios, las uñas largas y esmaltadas y los tacones altos. Lástima, porque, en cambio, unas piernas largas de pura sangre son el delirio, amigo. Como decía mi admirado Jardiel Poncela, hay piernas que en lugar de ligas deberían llevar una banda que dijese. "Primer Premio en el Concurso Internacional de Lujuria de la Haya".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Fernando, donde se impone el natural, con piernas largas, morenas y descalza...con un andar natural y no forzado.. eso es erotismo...
    Mira de encontrarlas..Jan y verás como olvidas estas otras..
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. El objeto del deseo siempre está un paso más allá de la trampilla: siempre el vértigo de la caída de por medio.

    La imagen es como un brote que hace cosquillas en las pupilas.

    ResponderEliminar
  4. Fantástico contraste, el gris sucio de la acera y de la tapa y los brillantes zapatos verde chillón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No hay dudas que los colores forman parte un lenguaje universal.

    ResponderEliminar
  6. Un muy buen post, amigo Jan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. a mi me gusta la foto, me gustan los pies bonitos descalzos pero tb en un calzado fino y elegante, no veo pq tendria que elegir entre unos y otros.

    ResponderEliminar
  8. gran toma
    tocayo de apellido
    enhorabuen

    ResponderEliminar
  9. Con zapatos o descalza, con jeans o shortcitos, el erotismo tiene miles de fórmulas o variantes.
    La imagen habla por sí sola, pero el texto la contextualiza y enriquece.
    Muy buena toma!

    Saludos desde Castelar
    Juan

    ResponderEliminar
  10. Estos días te he leído con poco tiempo para dejar constancia. Lo hago ahora, lo hago en esta entrada: esos tobillos y esos zapatos me dejaron enganzchado.
    El deseo, siempre. Aunque fracase tras ser realizado.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo