Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

jueves, 26 de noviembre de 2009

Don Quijote, humilde caballero...

“Donde rebuznar se vuelve prosa”
2.25

Si no quieres quedar atrapado por Don Quijote no hagas clic en este enlace:
Los jueves leemos el Quijote con Don Pedro Ojeda


Curioso si más no, este capítulo XXV. Cervantes sigue haciendo giros difíciles sobre los personajes y las situaciones que generan los mismos. Lo salva –y de qué manera- su gran dominio sobre la escena. Parece que anda enzarzado en un afán por quitar protagonismo al personaje describiendo la parte más humana del ya anciano Don Quijote (sin duda un reflejo de sí mismo en ese momento) para hacer que el entorno enaltezca al propio Don Quijote.
En esta segunda parte, parece que todos quieran ser más que el propio Don Quijote.
Este no se deja engatusar por las alabanzas de Maese Pedro. Su experiencia le hace ver que hay algo que no se corresponde con la realidad. Pero antes, no debemos ni queremos obviar al conductor de las armas y la trama que describe tan bien hilvanada donde los rebuznos terminan por ser de un nivel tal que pobre del perito rebuznador que debiere discernir quien rebuzna mejor. Ay si Buñuel y Dalí hubieran estado en esa venta.
Cervantes de nuevo nos lleva a donde quiere. Con un simple plumazo, nos cambia la escena y todo aquello que imaginamos por un momento solo nos sirve para mantener viva nuestra imaginación y capacidad de asombro.
Maese Pedro alaba a Don Quijote con palabrería que el propio caballero pone en duda, argumentado sus razones a Sancho. No lo hace en público, creo que por ese don que últimamente tiene muy despierto Don Quijote, donde la duda no lo sobresalta como en la primera parte, sino que complacido por la misma, analiza y deja que el resultado de su análisis sea una consecuencia mediante la cual actuar.
Sancho quiere aprovechar las dotes adivinatorias del mono y pregunta por su querida y amada Teresa. Su esposa. Incluso el mismo paje quiere saber su ventura en la guerra. Pero el mono, absorto de tanto esfuerzo, se queda sin energía y hasta de aquí unos días no será posible el tener de nuevo la intuitiva mente despierta.
Maese Pedro los emplaza a todos a ver el retablo. Sin paga alguna. Una función para el pueblo, quienes a su alrededor se sientan esperando la función. Pero esto, amigos, ocurrirá en el próximo capítulo que por número, tiene el XXVI.


Aclaración sobre Raúl, el librero generoso quien me obsequio con dos ediciones del Quijote:
Esta semana teníamos previsto el vernos con más calma y hablar. Pero no ha sido posible el encuentro. Así que espero que esta próxima semana nos encontremos. Últimamente la agenda no me sirve para nada. Quizás deba de volver a la improvisación, puesto que para mí me da mejores resultados.

Pie de foro Quijotesca

Los anticuarios son unos personajes curiosos de por sí. Por un lado cultivan el noble arte de no dejar que se pierdan ciertos vestigios de la historia, especulando con la posibilidad de sacar buena partida económica de sus transacciones que terminan siendo comerciales. Por otro, tienen ciertos privilegios que no se bien si todos ellos disfrutan. El poder tener en las manos de uno ciertos ejemplares históricos o algunas piezas de colección únicas, uno debe de sentir el paso de la historia por sus manos.
En este caso, uno de estos vendedores de historia, tenía encima de su mesita, estos dos ejemplares. Por un lado una reciente edición del Quijote con su correspondiente estuche de piel, editada a mediados de los setenta, creo recordar y por otro lado una biografía sobre Nicolás Copérnico. Dos locuras que bien podrían haber estado a punto de darse la mano.
Precio de venta de la edición del Quijote… aprox. 77 euros al cambio.
Hoy la hemeroteca no tiene imagen.
Esta vez os dejo el enlace al catalogo de una exposición de ilustraciones del Quijote que se publicó con motivo del cuarto aniversario. El documento está en PDF y realmente vale la pena el conservarlo (de no tenerlo) y darle un vistazo.
http://libraryasp.tamu.edu/cushing/onlinex/cervantes/QuixoteCat.pdf
Entre otras cosas, podremos observar la evolución sobre los grabados. Una línea paralela al paso del tiempo en estos cuatro siglos y algo más de andadura caballeresca.
Clic en la imagen para verla mejor
“Quijote”
Copyright© By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyright del autor

12 comentarios:

  1. Siempre me he dejado atrapar por Don Quijote... y me encanta!!
    un beso :D

    ResponderEliminar
  2. Estupendo tu post, querido Jan. He intentado ir al link pero me ha sido imposible. Se ve que no tengo acceso al PDF ese... Lástima. Besotes quijotescos, M.

    ResponderEliminar
  3. Hoy me quedo con la foto. Genial este bodegón, de un artesano tal vez, un artesano ilustrado. Es genial

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Perfecto, me ha gustado muhcisimo tu interpretación.

    Un abrazo...!

    ResponderEliminar
  5. Buenos días, Jan Puerta:

    El capítulo de los rebuznos es para reir con ganas.
    Volveré más despacio, para ver todos los detalles que aportas hoy.

    Saludos. Gelu

    ResponderEliminar
  6. A mi Cervantes en esta segunda parte me desconcierta...hay que ver el memorión que debió tener para enlazar todas y cada una de las aventuras.... dessde luego "er maese perico"... no es trigo limpio... un golfante....seguro....un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Como siempre, un conjunto de aportacaiones notables, querido Jan.
    Me gusta cómo has visto la forma en al que Cervantes nos conduce en esta segunda parte a partir de la creación de los diferentes personajes que aparecen.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto que en esta segunda parte los secundarios adquieren más importancia. Cervantes les da más cancha, los dibuja y describe mejor. Son representación de todos sectores de la sociedad del momento.

    Ni DQ, ni S, ni tampoco ningún lector se cree tanta adulación por parte de Maese Pedro. Lo de las Columnas de Hércules suena bastante empalagoso.

    No remata el cuento de los rebuznos porque seguramente le vaya a dedicar más espacio, que ya lo vamos conociendo. Está demasiado bien tramado como para que lo despache en unas líneas.

    El material quijotesco que se puede encontrar en la red es abrumador. Sólo hay que tener un rato (cuanto más grande mejor) y trastear.

    ResponderEliminar
  9. COmo dice PANCHO, a mí tambien me gusta ese retrato costumbrista de la Sociedad del momento que hace Cervantes en estos capítulos.

    ResponderEliminar
  10. PD... LO de la Agenda, a veces resulta creativo, no estar tan almidonado.

    ResponderEliminar
  11. Sin duda la edad del escritor, y su bagaje cultural y sus distintas circunstancias, marcan la obra de cada cual.

    Es extraordinario constatar còmo Cervantes, y tù lo destacas, se hace "grande" y hace grande su obra, ante las peculiares situaciones que va creando.

    Me encantan tus siempre acertadas palabras.
    Felicidades por la estètica de este blog.

    Recibe un abrazo

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
Desde ayer he incorporado las respuestas a vuestros comentarios.
Un abrazo