Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

jueves, 19 de noviembre de 2009

“Notable espilorchería”

2.24
Si no quieres quedar atrapado por Don Quijote no hagas clic en este enlace:

Interesante capitulo. En principio parece un recurso literario para alejar a Don Quijote fuera del despropósito manifestado al salir de la cueva. Un impase entre dos sucesos importantes. Por un lado el lector descansa y por otro los personajes parecen disimular sobre lo acontecido.
Mi primera lectura se me antojaba como un intento de Cervantes para recomponer la figura locuaz y sabia de Don Quijote, después del disparatado episodio de la cueva de Montesinos. Sancho en sus propias palabras, antes de finalizar el capitulo y después de escuchar los consejos que daba Don Quijote al paje que quería ir a la guerra, clama al cielo ante tal antagonismo en el personaje de su señor. Antes tan loco y ahora tan cuerdo.
Pero al hacer una segunda lectura, nos encontramos por un lado la importancia que tiene lo sucedido para el primo. Este, no duda en contar que piensa usar lo que Don Quijote les contó, para dar más cuerpo si cabe a sus disparatados libros. No solo lo comenta, sino que argumenta lo bien empleada que estuvo la jornada. Y aduce a cuatro razones para ello.
No se vuelve a discutir ni nombrar si fueron horas o jornadas. Pero de lo expuesto por Don Quijote, el primo parece tener lo necesario para seguir escribiendo.
El capitulo está lleno de giros inesperados no llevándonos ninguno de ellos a lo propuesto en el mismo. Primero la duda planteada por el traductor sobre la autoría del capítulo por parte de Cervantes. Sus anotaciones en el margen del propio capitulo nos invita a pensar y determinar su autoría. Nos matiza la posibilidad de la confesión antes de fallecer y nos deja con nuestra supuesta sagacidad para determinar tal circunstancia.
Por otro lado, se continua incorporando personajes a la obra que por sus acciones, despiertan el interés necesario para ser protagonistas si cabe de un capitulo. Como por ejemplo el encuentro con uno que llevaba prisa por sus andares y armas a lomos de un macho, que sin detenerse para conversas a instancias de Don Quijote, le cuenta que se albergará en la posada más arriba de la ermita. Y si allí fuese el hidalgo caballero, le contaría maravillas
Una vez allí, decidieron a instancias del primo acercarse hasta la ermita a beber vino. El ermitaño se encontraba ausente y sancho que venía con las papilas gustativas más finas de lo normal, después de las bodas y lo acontecido, se vuelve a reencontrar con la triste realidad del estomago vacio y el llenarse si se puede de lo que fuere.
De regreso a la venta adelantaron a un mancebito quien caminaba sin prisas. Este, sí aceptó escuchar de buen grado lo dicho a modo de consejo por el caballero andante, además de cenar junto al caballero. Pero prefirió no montar en las ancas del viejo Rocinante para llegar hasta la posada.
Me llama mucho la atención el detalle de la espada al hombro, imagino con un atado en cuyo interior, había la ropa según el propio paje cuenta. Esa figura de viajero con lo puesto la he visto en más de una película.
El capitulo se cierra con la miel en los labios por escuchar las maravillas que el vendedor de lanzas y alabardas tiene que contar. Pero eso, supongo que lo encontraremos en el capitulo XXV.


Pie de foto quijotesca

La semana pasada os contaba mi encuentro con Raúl. El librero de viejos tomos ubicado en las puertas de un hospital. Pues bien, había quedado con el para vernos el lunes pasado pero no me fue posible asistir a la cita. No obstante os reproduzco las portadas de dos quijotes que tuvo la amabilidad de regalarme en nuestro primer encuentro. Si, habéis leído bien. ¡Regalarme!
Al ver el interés que le mostré por Cervantes, su obra y todo lo que conversamos, me obsequió con dos ejemplares. Una edición de 1961 escrito en alemán. Y el otro, una vieja edición sin sus tapas originales que data de 1905.
Este último está completo, pero le faltan la portada, la contraportada y las primeras páginas donde figura la edición del mismo. Lo primero que encontramos es una carta dirigida a los señores profesores de primera enseñanza, con lo que presumo se trataba de un libro escolar y más cuando hay una segunda carta dirigida a los niños. Estas están firmadas por Don Saturnino Calleja, con fecha de 1905.
Raúl, cuando encontró este ejemplar, se le ocurrió la brillante idea de hacer unas tapas artesanales. Recortó de un libro al cual le faltaban muchas hojas, sus tapas hasta adecuarlas al nuevo libro. Utilizó las de un libro de lengua española de Larousse.
.- Ya que perdió las originales, al menos que las nuevas tengan algo que ver con la literatura. Ya que Don Quijote es el máximo exponente de la misma. Sus palabras me parecieron muy acertadas. Así que el próximo sábado, tendré el ansiado encuentro pendiente.



Pie de foto hemeroteca

Hoy le toca el turno al diario “La Nación” de Argentina. Una noticia relativamente reciente que desconocía se hubiera producido. El protagonista, Chávez, el líder venezolano llevando sus ideales hasta límites insospechados, pero con un final feliz.

Clic en las imágenes para verlas mejor
“Quijote”
Copyright© By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyright del autor
janpuerta@gmail.com
Quizás también le interese:

13 comentarios:

  1. Me quedé leyendo la anécdota del cambio de prólogo al que condicionó Chavez!...por qué será que no me sorprende! ajajaja ahora está diciendo que los venezolanos están muy gordos, así que les recomendó que coman menos! jajajaja

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien me llamó la atención eso de cambiar el prólogo de Vargas Llosa por el de Saramago, en los libros enviados a Venezuela. Qué anécdota más curiosa. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  3. Seguimos descubriendo El Quijote con estas interesantes entradas. Cuantos mundos esconde cuantas formas de vivirlo nos ha anticipado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Estupendo analisis, amigo Jan, y muy certera y aguda tu mirada sobre este capitulo.

    Me ha encantado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. uNA MARAVILLA DE ANÁLISIS JAN... QUE GRANDEZA ESTA LECTURA DEL QUIJOTE... SIEMPRE DIGO QUE CERVANTES DE HABER VIVIDO EN NUESTROS DÍAS... SEGURO QUE ESCRIBIRÍA EN UN BLOG... SUS LOCURAS MAS CUERDAS...

    UN ABRAZO!!!

    ResponderEliminar
  6. Deliciosa entrada que va más allá de un comentario de un capítulo. Glosa la universalidad de la obra con una prosa de gran altura.

    Esta vez el camino nos presenta a dos compañeros frustados: el de las prisas y el ermitaño y un mancebo muy interesante, de los mejor dibujados de la obra, pero que no ha merecido mucha parada por parte de los especialistas. La imagen del joven con el hatillo al hombro es muy torera y romántica. De cuando andaban los maletillas por las fincas intentando robar unos pases al ganao bravo a la luz de la luna.

    La última vez que Chávez estuvo en Madrid hizo parar a toda la comitiva para entrar en una tienda y hacerse con un Quijote.

    Perdona, pero no se lee la última hoja que nos pones sobre el presidente venezolano.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Curioso lo del prólogo, para el uno, todo sea por el dinero (Santillana y Prisa) y para el otro todo sea por la cultura y un ajuste de cuentas...
    ¡Qué majo este vendedor de libros, pero te mereces estos regalos, y más!

    Un beso, Jan.

    ResponderEliminar
  8. Qué generosidad la de este librero: seguro que tiene una historia dentro.
    Y el detalle de la espada al hombro... significativo en la caracterización.

    ResponderEliminar
  9. Que tendrá el libro más universal de la historia...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Uf.Chavez...no es digno de que lo nombren...Buena visión y muy bien escrita... A mi el capítulo me pareció un cúmulo de situaciones que poco a poco 8imagino) desembocarán en algo....que suerte la tuya al encontrar esas ediciones (la de la derecha ¿no es un libro de lengua? )

    Saludos amigo

    ResponderEliminar
  11. Tal como dices, la figura locuaz y sabia de don Quijote seguirà acompañandonos. El escudero queda perplejo ante los cambios sde su amo: "Antes tan loco y ahora tan cuerdo".
    Intersante y curioso este capìtulo, verdad, con el de las prisas y luego con el candidato a guerrero que, segùn ya habèis apuntado, està rodeado de cierta estela de romanticismo: èsto le pasa a Cervantes cuando piensa en sì mismo. Le pasarìa a cualquiera.

    Muy gentil tu amigo librero. Enhorabuena por el regalo....
    y por tus interesantes, amenos y didàcticos textos.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  12. La espada con el hatillo tiene gracia, sí. También a mí me llamó la atención.

    No te lo destripo, pero te diré que lo de las lanzas no es lo que imaginamos. Nada de guerras convencionales...

    Eres incansable buscando ejemplares.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Cómo me he reido con el artículo de la Nacion sobre "El Quijote de Chavez" y el asunto del prólogo.

    Todos en algún momento deberíamos tener un Saramango a mano!

    Besos

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
Desde ayer he incorporado las respuestas a vuestros comentarios.
Un abrazo