Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

martes, 10 de noviembre de 2009

Oliver & Hardy

Corrían los años sesenta y en casa había un viejo proyector de súper ocho. Comprado en mal estado por mi Padre y reparado por sus habilidosas manos, las cuales no heredé. En la pared del comedor una sábana blanca de algodón hacia las veces de pantalla de cine. Las luces se apagaban al tiempo que mi Padre con la derecha presionaba el interruptor del proyector y con la izquierda ponía el brazo del tocadiscos encima del surco correspondiente para que unas notas tocadas en un piano sirvieran para amenizar los gags cómicos de los diferentes actores de los años treinta y cuarenta del pasado siglo.
En esos tiempos, las sonrisas eran escasas y las carcajadas habitaban ausencias y recuerdos aun muy presentes como para reírse abiertamente de todo y de todos. Se trabajaba duro, se ganaba poco y había que hacer hervir la olla con lo buenamente se podía conseguir.

Hace unos días encontré casualmente la casa que se compraron Oliver Hardy y Stan Laurel, más conocidos como el gordo y el flaco. Actores que conocí gracias a mi Padre y su viejo proyector. Al situarme delante de la casa decidí llamar al 194. En pocos segundos apareció un señor obeso. Casi al mismo tiempo se abrió la puerta de al lado. La del 192. De allí salió un hombre delgado, quien después de unos buenos días mutuos y bien correspondidos, se alejó calle abajo. El señor obeso me pregunto qué quería…
.- Solo saludarle amigo. Solo saludarle.
Y me aleje calle arriba.

Las imágenes están subidas a una resolución de 1024.
Con un clic sobre la imagen las veréis a pantalla completa.

“Puerta y ventanas”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.
janpuerta@gmail.com

20 comentarios:

  1. Bon dia Jan: uns records que ens fan pensar que la posquerra, els temps de ala fam, també van portar coses positives. Però el que m'ha cridat més l'atenció, es la manere reverent que parles les teu pare. AMB MAYÙSCULES.

    ResponderEliminar
  2. Bon día Jan:
    Para mi el Cine de antes tenía más mérito que el de ahora con todos sus avances.
    La mímica del Gordo y el Flaco, yo diría que casi no necesitaba palabras.
    Gracies per recordar aquells temps.
    Et saludo cordialment desde Valencia.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, ¡Que foto mas buena Jan!, y que derroche de imaginación. Sabes que me encantaban el gordo y el flaco?. Me meaba de la risa cada vez que el gordo le daba de hostias al flacucho.

    ResponderEliminar
  4. Lástima que no te quedaste para llamar a esa portezuelas cerca del suelo...

    A veces pienso que el mundo por el que tú caminas y el que transito yo están en dimensiones diferentes: la foto, impagable. Aunque a mi no me gustaban el Gordo y el Flaco (es que yo era tan flacucho...)

    ResponderEliminar
  5. Genial foto y texto, me han hecho recordar esos momentos de la infancia en que todo lo veíamos en blanco y negro

    ResponderEliminar
  6. Pura poesía cinematográfica, yo diría que incluso imaginográfica. Lo he visto todo....

    ResponderEliminar
  7. Es curioso como algunos objetos guardan relación directa con sus propietarios y parecen que su esencia se transmite con el tiempo. Este caso es muy simpático y, como bien dices, trae recuerdo de otras épocas, aunque esos recuerdos no sean del todo gratos.
    Gran foto, amigo

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Qué foto y qué texto. Ojalá todos pudiéramos llamar a las puertas de nuestra infancia.

    ResponderEliminar
  9. Tan imaginativo como siempre.No hay quien pueda contigo. Salutacions.

    ResponderEliminar
  10. A mi no me terminaban de convencer, Oliver y Hardy. Estaban bien, pero me lo pasaba mejor con otros. Por ejemplo, el genial Charlot o Buster Keaton.

    ¡Qué curiosa fotografía, Jan! Verdaderamente imaginativa.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. :)

    ¿Será todo así en el interior de esos apartamentos?

    ResponderEliminar
  12. Este post es hijo directo de una bella nostalgia, querido Jan... y si, son inolvidables los entrañables Oliver y Hardy.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. El saludo de la nostalgia

    Breve pero excelente post

    ResponderEliminar
  14. Qué lindo post! poblado de nostalgia.
    En mi caso, siempre prefería a los tres chiflados jejej pero reconozco que trascendieron asu tiempo, con su estilo tan particular.
    La foto y el texto final, le agregan a post el broche de oro!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Jan, solamente vine para dejarte un abrazo, que tengas un buen día.

    Anouna

    ResponderEliminar
  16. me encantaron imágen y letras, curioso, muy curioso, y las letras muy poéticas y bellas.
    saludos
    entresuelos

    ResponderEliminar
  17. Que tiempos aquellos, que viejo soy!Que imaginación tienes Jan. Saludos

    ResponderEliminar
  18. ¡¡ Que buena, Jan, que buena entrada!! De verdad simpatica y curiosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. no te lo vas a creer pero tengo en casa un libro de laminas de buen tamaño de fotogramas de pelis del gordo y el flaco a la espera de que algun dia se puedan convertir en cuadros para adornar alguna habitación. De momento andan ahí -como tu con tu editor- esperando que les llegue el momento. y les llegará estoy seguro. la foto muy bien y el texto tambien. abrazos

    ResponderEliminar
  20. Si os fijáis, en la parte de abajo hay unas puertecillas donde duermen los perros de los habitantes de las puertas de arriba. Curiosamente, la puerta grande, donde duerme un gordo perro pachón corresponde al nº 192, y la puertecilla pequeña, donde sin duda duerme un caniche desmedrado corresponde al 194. Que bellos contrastes presenta la vida.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
Desde ayer he incorporado las respuestas a vuestros comentarios.
Un abrazo