Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

martes, 9 de diciembre de 2008

Comportamiento ejemplar

Hay frases que siempre me llamaron la atención. Una de ellas es sin duda la cabecera de esta entrada. Siempre que la he podido escuchar ha sido en referencia a la actitud de un hombre. En ocasiones de un colectivo. Hoy en día en que la sociedad está tan vacía de valores y que muchos de ellos van desapareciendo de nuestras vidas, sigue habiendo un comportamiento que no defrauda por su actitud ante la adversidad.



En muchos países, ser bombero se ha convertido en un trabajo más. Un horario a cumplir, buen sueldo y vacaciones pagadas como cualquier otra profesión. Amen de trabajar con los mejores adelantos tecnológicos del momento.
La cara opuesta, son aquellos que dedican el mismo esfuerzo pero totalmente altruista. Son voluntarios cuya única paga son las sonrisas recibidas, y las caras de agradecimiento de aquellas personas que lo han perdido en un abrir y cerrar de ojos. El fuego es devastador y sus consecuencias impredecibles.


Hoy en día que todo tiene un precio, es chocante ver como los bomberos de algunos países trabajan con el esfuerzo, la voluntad y el altruismo desmesurado para ofrecer lo mejor de sus vidas para combatir la fuerza destructiva del fuego.
Son personas normales. Anónimas con sus respectivos trabajos, que en lugar de preferir pasar un día de playa, están atentos a la sirena que puede sonar en cualquier momento, para seguir demostrando el valor, la abnegación y la nobleza en su comportamiento, sin duda heroico hacia la sociedad.
Las imágenes corresponden a un incendio que se cruzó en mi camino ayer lunes. Una panadería fue literalmente devorada por las llamas. Solo la pronta actuación de la dotación de los bomberos evito que el mismo incendio destruyese las viejas casas de madera adyacentes a la zona afectada.


Especiales
“Photopress”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.
janpuerta@gmail.com

Para ver las imgenes con mejor definición hacer un clic sobre ellas.


25 comentarios:

  1. La última foto, magnífica, ilustra a la perfección tu texto entero. Hoy, se ha rebajado tanto todo que un comportamiento ejemplar es sólo el que nos hace cumplir con nuestro deber y nuestro oficio. Y ya es mucho, por supuesto.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Pedro, al ver la última fotografía, viendo al bombero, quizas cansado de luchar con el fuego, resalta mucho el valor y la entraga que ponen estos hombres a su trabajo. Realmente es muy admirable.

    Apesar como dices que hoy en día , en nuestras sociedades cada vez son más discutibles y refutables el "comportamiento" o los "valores", siempre habrá un hecho, una actitud que demuestre lo contrario, que todavía podemos hacer algo sin esperar nada a cambio y porque no ? para seguir de ejemplo.

    Estupenda publicación Jan
    Un Fuerte Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pedro…
    Quizás siempre queremos un poco mas de lo razonable. Tal vez esperamos siempre que el ser humano nos sorprenda gratamente en cuanto a buenos actos de voluntad. De esos que se hacen generosamente sin esperar nada a cambio. Espero que como mínimo, no se degrade lo que nos queda.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. William…
    Tres horas para contener el fuego es muy agotador. Pero al final, cuando se dan la mano, se abrazan y se felicitan por lo conseguido sin haber perdido a ningún compañero, la piel de uno (que de por si, ya es sensible) se eriza y emociona por lo visto y por haberlo vivido en primera persona.
    Justo hacia un año, habían perdido a un compañero intentando apagar otro incendio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Impresionantes tus palabras y tus imágenes. Aprovecho la ocasión para dar las gracias a toda (cada vez menos, efectívamente) esa gente que cuida de los demás. Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Javier…
    Afortunadamente aun quedan personas que si no hacen nada por los demás… se sienten mal!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues un aplauso por esas personas anónimas y altruistas.

    Geniales, tus fotos, niño, te felicito.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Fui muchos años formador de bomberos y agentes rurales. Son una gente magnífica, llenos de vocación de servicio. Como deberían ser los maestros y los médicos, por sólo citar a los más ncecesarios.

    ResponderEliminar
  9. Diana…
    Como dicen… “Es justo reconocer los méritos ajenos”
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Osselin
    Algunas profesiones deberían de ser realizadas por autentica vocación de servicio. Y los que no, a otra cosa!
    Menuda experiencia la tuya, amigo Josep.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Es increible como tú dices que en estos tiempos donde todo parece tener un precio haya gente que ponen en juego su vida para salvar la de otros...

    ResponderEliminar
  12. Es increíble como bien dices Donelia. Pero esa simple razón deberíamos de plantearnos el por que la gran mayoría no actúan igual.
    Pero, ya sabes, mejor cuatro que cien eludiendo la responsabilidad adquirida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola, Jan. Una conmovedora historia que va más allá del deber. La realidad supera cualquier ficción y no hay que adornarla con florituras literarias. Cualquier persona que se juega la vida por ayudar a otros sin buscar el heroísmo merece todo nuestro reconocimiento. Para esto no vale cualquiera, desde luego, hay que estar hecho de una pasta especial. Buen reportaje y muy bien ilustrado. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Esta vez te has quedado con una historia real, de personas reales, aunque cada vez mas escasas.
    La profesionalidad y el empeño de estas personas dignifica su profesion ya de por si complicada.
    Muy buen toque de atención para la sociedad cada vez mas decadente en la que vivimos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Pero qué bonitas fotografías, lo digo por supuesto por todo lo que hay detrás de ellas: las familias de estos hombres esperanzadas en que lleguen a casa temprano y los sueños de estos mismos a siempre salir triunfantes, de salvar vidas...

    Valiente trabajo y más cuando se hace por altruismo y nada más...

    Gracias por captarlas, por mostrarlas y por la buena reseña...

    Desde México

    ResponderEliminar
  16. Miguel…
    Y no solo lo hacen en una ocasión. Sino que cuando se les requiere ahí están.
    Loable y admirable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Abe…
    La realidad nos daría para escribir muchas páginas de historias noveladas. En el caso de este incendio, el declararse en el día que celebraban el aniversario de la muerte de un compañero lo hizo tremendamente emotivo.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  18. d.c.othersite…
    Gracias. Seguro que a las tres brigadas que intervinieron les gustara leer vuestros comentarios.
    Haces un buen apunte sobre las familias que saben que sus familiares están intentando ayudar a otras personas poniendo su vida en peligro. El tiempo que pasa hasta que reciben una llamada tranquilizadora debe ser eterno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Y a pesar de todo, en ocasiones, pocas, pero se han dado, los reciben a pedradas (por considerar que llegan tarde, que no hicieron todo lo posible...). Eso sí, los mismos que miran como las llamas avanzan a una distancia prudencial mientras aguardan que otros les saquen las castañas del fuego.
    Excelentes las tomas que ilustran el relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Pues si Juan...
    Siempre hay gente a las cuales se les puede aplicar el refrán que dice: Criticar es mas fácil que dar trigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Estoy de acuerdo con cualquier labor altruista...¡QUE DUDA CABE!!, pero no puedo dejar de lado la que realizan los bomberos y Protecciòn Civil en un paìs como Mèxico por ejemplo, donde con bajos sueldos, equipos anticuados - en algùnos lugares, especialmente pueblos epqueños - casi de desecho, y sin embargo arriesgan su vida cada dìa, y tienen una sonrisa de alegrìa y satisfacciòn en su rostro cuando los enfoca el camarògrafo de notcias, y un gesto amable y lleno de orgullo..
    ...ellos son mis hèrores ...

    ResponderEliminar
  22. Su rostro final lo dice todo: en su acciòn obtienen su recompensa.

    ResponderEliminar
  23. Los Bombero...no se si sera el altruismo..el uniforme..o las gana de ayudar a los demás..

    Si hubiera nacido Hombre seria Bombero

    Un café??

    ResponderEliminar
  24. • Son muchos los oficios, donde cuando hay un problema se olvidan los salarios, las pagas extras o las jornadas laborales. Y el altruismo y la generosidad nos devuelven la fe en lo humano. Totalmente de acuerdo con los demás, me encanta la ultima foto

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo