Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Anécdota ochenta y nueve

El segundo plano


Hoy para presentar esta fotografía, he decidido hacerlo al mas puro estilo Ripley.
Click sobre su nombre y navegar por sus entradas y entenderéis lo que digo.
Así que sin más preámbulo vamos allá:

Modus Operandi: Una réflex digital. Si no me pagan no les doy publicidad!
Trípode: A pulso como otro campeón que yo me se.
Flash: Ni borracho!

Anécdota ochenta y nueve
Me encontraba en un desfile. Unos de esos donde la gente sale a la calle con la sana intención de pasárselo lo mejor posible. Hacía calor. Demasiado calor. Todo el mundo con sombreros de paja, pamelas multicolores, gorras tipo béisbol americanas y algún que otro pañuelo en la cabeza. Entonces vi a un niño que por la expresión de su cara me pareció tremendamente fotogénico. Empecé a enfocarlo. La sombra del sombrero me molestaba. El permanecía en su pose. El blanco de su camisa era un espejo que captaba la luz, dejando a la sombra su rostro. Un golpe de flash me hubiera ayudado, pero no me gusta el dichoso artilugio. Así que seguí compensando apretando botones de la cámara y haciendo filigranas, intentando buscar el buen encuadre. De pronto algo desvío mi atención. Maldito verano y sus escotes. Mi mirada había perdido al niño. El segundo plano de los “guevos”. Bueno, de los pechos, por no llamarlos, tetas. Tenía la culpa. Menudo segundo plano. Impresionantes!
Mi atisbo focal se fue de lleno hacia la sombra que provocaba otra pamela. Me recordaba a esa que vigilaba la playa. Mis pupilas intentaban asimilar el hallazgo. Disparé rapidamente y me centré en lo que me tenía que centrar. Para eso, era primavera. Ya se sabe con esa estación todo se altera. Y claro, no iba yo a ser la excepción que confirmase la regla. Faltaría mas!
Así que le dije al niño, -ese fotogénico de marras- que ya estaba. Habíamos terminado. Que se podía ir con viento fresco. Vamos que me parecía mucho mas fotogénico, entrar en picado en la sombra que provocaba en mi subconsciente tamaño escote.
Desde entonces mi “modus operandi” ha cambiado sustancialmente. Nunca enfoco directamente sin buscar un segundo plano mejor. No me pierdo ni un solo desfile, ni una parada militar, tampoco la cabalgata de los reyes magos. Ni tan solo dejo de asistir a las procesiones de semana santa, capirote incluido… Como me gustan los desfiles. Dios, como me gustan los segundos planos.
Se lo comenté a un amigo mío cuando le enseñe la fotografía y me dijo con los ojos salidos de sus orbitas… Si ya lo dicen, amigo Jan… tiran mas dos tetas que…


“anécdotas”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.
janpuerta@gmail.com
de bien nacido es bien agradecido… Gracias Ripley!

39 comentarios:

  1. jejejeje. Qué simpática la anécdota... pero de todos modos te diré que tampoco sería la primera vez que pasa algo parecido, no, no me refiero al escote en plena Cabalgata de Reyes, sino a que de pronto uno anda enfonacdo algo y sin embargo la s"escena principar" es la que emerge den segundo plano. En más de una ocasión reporteros de prensa se encuentran con cosas así. Pasa un poco como con las pelis, a veces resultan más "pelis de culto" las de la serie B

    Sea como sea, la anécdota es muy simpática.


    Gracias por pasar por mi blog. Te enlacé

    ResponderEliminar
  2. Si el marido hubiera estado detras tuyo... Igual era otro tipo de anecdota...

    :-P

    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy divertida la anécdota, pero va a ser que yo tengo el sentido paramaternal muy desarrollado y me quedo con los dos niños, el fotogénico y la que toma el zumo. Es que las tetas me las veo a diario, y francamente, por mucho que alguno insista en que son fabulosas, no las encuentro tan irresistibles.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. todo sea por el arte!!
    jajajaja

    te quedo genial

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. jajaja que bueno, la verdad es que si es llamativo, si. El modus operandi totalmente al mas puro estilo "ripleriano" ja ja menos mal, que dada la tension del momento la cámara no ha ido al suelo, lo que vale, vale ;)

    Saudiños

    ResponderEliminar
  6. jajaja, Cuando iba a mitad del relato, sin haber leído el final, te iba a poner lo mismo. (Lo de la carreta)
    Ay Dios, tanta labor para lograr el niño y al final, zasss... ¡Quedas deslumbrado! Eso sí Jan, no creo que en la cabalgata de los Reyes Magos encuentres tetas. Deberías probar en las ferias, busca la parte de "tinajas de barros" (las mujeres tienden a inclinarse).
    Muy bueno tu Modus Operandi, como diría nuestro Ripley que cuando lea este post seguramente sale corriendo para un desfile.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Estupendo contraste , la ternura de los niños, y detrás...oh si!!!esos pechos que amamantaron ...que tanto poder nos otorgan a veces, que tanta admiración y deseo nos hacen provocar!!hermoso y sensual contraste....

    Besiños

    ResponderEliminar
  8. Femne….
    Cosas de la vida de uno que esta mas en la calle que en casa. La de cosas que me han salido en un segundo plano y que las he visto después. Es algo normal centrarnos en nuestro objetivo y olvidarnos el fondo.
    Gracias por venir…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gabiprog…
    También la hubiera contado. Aunque quizás con un ojo morado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Anabel…
    Un amigo mío, solía decir en plan de broma (supongo) que si fuese mujer estaría todo el día fotografiándose los pechos!
    Es que tengo unos amigos…
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Anitta…
    Dice un refrán… a lo hecho, pecho.
    Todo sea por el arte. Que sacrificada es la vida de un fotógrafo. Ay…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Merce…
    Solo hubiera faltado eso. Sin cámara y sin… Bueno, tú ya me entiendes.
    Me olvide de darle las gracias a Ripley por la copia de su “Modus operendi”.
    Así que como de bien nacido es bien agradecido… Gracias Riply!
    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  13. Vivian…
    Esa carreta es mas que famosa!
    Pues si que se encuentran. Por ejemplo de centro América hasta el mismísimo cono sur. Y no es el único rinconcito. Al final descubriste mi secreto al viajar. Voy siguiendo el verano perpetuo por todo el mundo detrás de un escote!
    A ver si Ripley hace lo mismo.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  14. Carmensabes…
    Tu si que “sabes”, Carmen.
    Es curiosa esa atracción. Ya lo dicen los sicólogos, de niño uno coge las principales manías. Me gusta ser maniático!
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. ¡BuENO, NO ESTÀ MAL!...
    Pero yò, me quedarìa con el relato de Don Silverio que tienes dos post´s abajo..y si fuera editor, que duda cabe que me interesarìa por cosas como esas...
    Un abrazo amigo...ahhh

    y FELICES FIESTAS!

    ResponderEliminar
  16. Apreciada Armida…
    Ojala el patrón de los editores te escuche. Y que esos reyes magos, el viejito pascuero que dicen por aquí, o el mismísimo Santa Claus, me acerquen a un editor.
    Llevo cuatro años viajando ininterrumpidamente. Imagínate la de personajes que caben como don Silverio.
    Un fuerte abrazo.
    Siempre te deseo los mejores deseos.

    ResponderEliminar
  17. Ahora se llaman Guevos ¿?
    ..Pobre hijo.. casi se queda sin instantánea

    la culpa fue del cha,cha,cha..

    Un café??

    ResponderEliminar
  18. Inkilina…
    “guevos” entrecomillado, Si.
    Ay con el Cha, cha, cha… Que cosas, no?
    Un abrazo.
    Sírvelo! Que voy subiendo.

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que yo hubiera desenfocado un poco al niño, distrae la atención, ja ja ja.
    Muy divertida la anecdota.
    El metodo "ripley" esta causando furor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Buena anécdota y buena conclusión... desde luego... ¿Qué tendrán los dichos? jejeje porque todos llevan razón.
    Pues eso... que tiran más dos...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Abe...
    Por fin un hombre en los comentarios de hoy. Curioso, pero real. Nueve mujeres por delate del tuyo apreciado Abe.
    Ese día me llamaba tanto la atención el fondo que ya no sabia como enfocar!
    Acabo de leer las indicaciones que da Viviana Me voy al mercado a ver las vendedoras de las tinajas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Carmen...
    No se. Pero a mi me siguen ilusionando incluso para fotografiarlas.
    Me gustaría conocer a la persona que dijo por primera vez el famoso refrán. Así la conocería a ella!
    Un abrazo y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  23. jaj Bueno, desde luego si que el segundo plano es impresionante, aunque la verdad, si tu no me lo haces notar, igual no me fijo, claro que yo soy gay,jajaj.

    Eso si, me ha gustado especialmente lo de que no se debe usar flash, pq yo que soy un palurdo fotográfico que muchas de las fotos de mi blog las hago con el móvil me quedo mas contento así.


    Lo que no pillo, (supongo que será una errata), es lo de "disparé regidamente" supongo que querías poner "rápidamente" no? o es un término fotográfico que yo no conozco.... que tb. puede ser, jaaj.

    Bueno, está muy bien esto de hacer un post con motivo de cada foto. Me recuerda a Stultifer con sus escaleras. Creo que el blgo de Ripley tb. lo he visitado varias veces. Voy a mirar un poco mas por tu blog...

    Bezos.

    ResponderEliminar
  24. Thiago
    Dispare “regidamente”… Veo que al ver la fotografía aun me duraron los efectos “teteriles”. Bien visto amigo. Paso a corregirlo.
    Soy un “antiflash” por cabezonería. No me gusta y en ocasiones he perdido buenas imágenes por ello.
    Dicen que las imágenes vales mas que mil palabras. Lo se y no lo discuto. Pero me encanta escribir. Así que…
    Un placer el verte por aquí. Espero que lo veas te guste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Jan. Muy divertida la anécdota pero ¿dónde está el niño? ... Ah, si está ahí, a la derecha! No está tan mal, aunque prefiero a la del zumosol en tetabrik. Ahora mismo tengo una seeeed. Al niño que asoma por el hombro parece que también se le fue la vista, es natural. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Miguel…
    Es que no somos de piedra. Pero si lo fuésemos, también tendríamos reacciones varias.
    Menudo juego da la expresión del niño. Eso si, si ellas de fondo.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  27. He salido al balcón ..te invito a tomar algo de aire fresco

    Un saludo vecino..

    http://skyscraper2.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  28. Enhorabuena, Jan! Has hecho un gran descubrimiento narrativo; el de la historia dentro de la historia. Da un juego tremendo, no sólo en la fotografía, sino en la literatura y en el cine. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Aun no se con que quedarme jejeje si con la imagen que regalas y llena el alma (y en este caso algún que otro pensamiento) o con la forma en que describes y cuentas.
    Fantástico!
    Aprovecho para agradecer tu comentario y contarte que por razones que no vienen al caso he estado ausente mas de lo que me hubiera gustado pero que eso ya es historia y otra vez vuelvo a desparramar mis palabras sin ton ni son sobre el teclado.
    Esperando que vuelvas te dejo un beso

    ResponderEliminar
  30. jejej si miras la foto sin leerte primero, no te das cuenta de lo que pasa al fondo, si no estás muy atento. Pero luego ya se ve muy bien.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. bueno Jan pues muy agradecido por tu entrada y publi, ya te imaginaras que estoy mas ancho que largo de contento, gracias sinceras amigo,y sí, estoy contigo en los desfiles, Vivian lo sabe, me suelo definir como raro especímen heterosexual, uno de esos extraños tipos a los que le gustan las mujeres, en este mundo revuelto estamos en franco retroceso pero este es otro asunto, ya me gustaria a mi encontrar, saber ver y fotografiar estos segundos planos, la pena es que hasta la primavera nos falta un rato largo y aunque las jovencitas ya no se tapan los ombligos en invierno no alcanzan a ser lo mismo. graciosisima la anecdota y muy bien contada, a la altura de la foto, de nuevo gracias por el detalle. saludos

    ResponderEliminar
  32. ¿¿¿Hablamos???

    Con un café..;)

    venia a agradecerte personalmente tus palabras.. Gracias

    ResponderEliminar
  33. Estupendamente contada la anécdota... menos mal que las cámaras no tienen enfoque """inteligente""" porque si no ya sabes donde se habría ido el foco, y el pobre chaval ahí esperando... jejeje... la foto tiene muchas lecturas, me gusta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Yo hasta hoy odiaba los desfiles. Ahora ya sé dónde mirar.
    La foto, inmensa.

    ResponderEliminar
  35. • No se porque Jan, pero ya antes de leerte mi mirada cambio de un primero a un segundo plano directamente, sin transición alguna. “Hermosa” foto!!

    ResponderEliminar
  36. Si no llego a leer el relato solo me fijo en el niño....se ve que tengo bien definidas mis tendencias sexuales...pero me ha encantado la foto y tu capacidad de ver más alla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. ¡Malditos los sombreros estos que hacen tanta sombra...!..habrás pensado ;).
    Eres inigualable en plasmar tus relatos :)
    Besos,Ilona

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo