Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

lunes, 18 de mayo de 2009

María Victoria

María Victoria

La vida tal como nos llega se nos lleva.

María Victoria, tiene más de noventa años. Su mente esta llena de recuerdos y no todos son buenos. En mayo de 1960 el mayor terremoto registrado hasta la fecha, destruyo parte de su casa dejándola casi sin recuerdos físicos. La tierra tembló hasta llegar a unos escalofriantes 9,5 grados en la Escala Richter.
.- Cuando pasan estas desgracias y las vives, poco recuerdas. Solo la desesperación de los días posteriores.
.- Debe ser difícil de vivirlo, ¿verdad?
.- Salir a la calle y ver las casas destruidas y que hacia una hora estaban en pie. No tiene explicación.
.- ¿Donde estaba usted cuando paso?
.- En patio de atrás de la casa.
.- La casa… ¿aun se mantiene en pie?
.- Se cayó el techo y una pared, pero afortunadamente no nos pasó nada…
A María Victoria la encontré de casualidad. Barría el polvo que se acumulaba en la acera delante de su vieja casa. Hoy vive en una casita de madera al lado de la vieja de adobe que hoy en día sirve de almacén improvisado. Su simpatía a pesar de lo vivido es contagiosa. Es menuda y habla sin cesar pero su media sonrisa esconde la amargura de quien ha vivido recuerdos amargos.
.- Veo que tiene usted dos perritos.
Se le ilumina la mirada y me habla del como ha cambiado el pueblo…
.- Hacen mucha compañía, ¿sabe?
.- Si. Tiene usted razón.
.- Pero ahora hay más coches y temo que un día los puedan atropellar al cruzar la calle.
.- ¿Hay mas coches?
.- Si las granjas y los cultivos de aceite y arándanos han traído nuevos pobladores. Grandes coches y nunca se paran a conversar. Alguno de ellos, no lo he visto nunca.
.- Esto es el progreso.
.- No me gusta el progreso.
María enviudo hace casi quince años. Sus hijos quisieron llevársela a la capital, pero ella prefirió las tardes frías y solitarias de su pueblo, donde anidan sus recuerdos y tiene enterrado a su marido…
.- No le gustaría ir a vivir a Santiago.
.- No. Siempre he vivido aquí y si Dios quiere… aquí moriré.
Hablamos un buen rato y la llegada de una vecina acortó su protagonismo. La curiosidad de ver a alguien hacerle fotos, hizo que se acercara con los labios pintados y seguramente la ropa de asistir a misa. Opté por despedirme amablemente aduciendo una prisa inusitada y un compromiso ineludible. Pero antes de marchar le comenté que regresaría para regalarle las fotografías y que ella me siguiera contando parte de su vida.
La imagen muestra a la señora María Victoria delante de su vieja casa. La ventana esconde la habitación donde nació. Las grietas provocadas por tan lamentable suceso son fiel testimonio de sus palabras.


“Haciendo amigos”
Copyright © By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyright del autor.
janpuerta@gmail.com

15 comentarios:

  1. Me gustan las fotografías con historia.
    estupendo trabajo.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Maria Victoria parece ser el poste que sostiene la vieja casa. Y tal vez lo sea, aunque la artrosis ya no le permita cruzar los brazos.

    ResponderEliminar
  3. Ya esos tiempos sin prisa y con ganas de pararse a hablar han pasado, al menos en la mayoría del planeta....

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jan, me alegra que me hayas encontrado, así yo te encuentro a ti.
    He estado mirando el blog y me ha parecido muy interesante: todo tiene una historia detrás, pero generalmente hace falta alguien externo para hacerla visible.

    Te felicito por tu trabajo y por tus intenciones, es importante hablar...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Son relatos llenos de carga social, todo un estudio sociológico diría. Que historias se pueden compartir cuando se viaja a ritmo pausado, sosegadamente y atendiendo a las razones de los sentidos.
    Excelente, como siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho este post y la linda foto que lo ilustra, amigo Jan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. como me gustaría llegar a esa edad en condiciones....me gustan tus postales...beso!!

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno el reportaje, y es sorprendente ver, como andando por ahí, te encuentras con tantos mundos, con tantas historias que merecen ser contadas.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Tal y como te he prometido en mis blogs, he estado mirando este tuyo y me ha gustado muchísimo.

    Tus fotografías son oportunistas, dicho sea en el mejor sentido de la palabra. Es decir; son oportunas, capturando un instante que puede que no se vuelva a dar. Además, las historias con las que aderezas las tomas, te "retratan" y dan a conocer la enorme carga social que te acompaña.

    La historia de María victoria es triste y enternecedora, pero intuyo una gran luchadora en ella. Me recuerda a mi madre, también muy anciana, pero que lucha día a día por sobrevivir y contemplar a sus "polluelos", que hace ya mucho tiempo se convirtieron en "viejos gallos". cuando vuelvas a verla para darle esas fotos prometidas, dale un tierno beso de mi parte.

    Y, nuevamente, muchas gracias por visitar mis blogs y la enorme deferencia que has tenido al comentar mis fotos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bella historia de una mujer de pueblo,luchadora y anclada a sus raices y recuerdos. Eso le da vida, si se la llevan sus hijos, se muere en dos dias.

    ResponderEliminar
  11. Buenas noches.
    He llegado bicheando aqui dsde el blog de losselith y la narracion de esta historia me recuerda un viaje que hice con mis padres en mi niñez a Galicia. Conocimos a unos viejitos que vivian en mitad del campo donde tuvimos que parar a mitad de camino por tener un pequeño problema con el coche. Ellos no hablaban castellano y entre una mezcla de gallego y andaluz nos entendimos. Recuerdo que hablaban bastante cerrado y que la ingenuidad de esa pareja fue tal que por hacerle una foto querian darnos la cartilla de credito para pagarnos de alguna manera. Obviamente mi padre digo que se las mandaria por correo sin cobrarles nada, ellos como regalo nos dieron una barra de pan casera. Al mes o asi, les mandamos la foto y nos respodienron en una carta escueta pero llena de cariño. Un muchas gracias puede sonar a gloria.
    Aun hoy, despues de mas de diez años, me pregunto que habrá sido de aquellos viejitos.

    ResponderEliminar
  12. Bon titol d'etiqueta li has posat, aquest de "Haciendo amigos".Ja m'imagino com disfrutarás recorrent camins i xerrant amb les persones que et trobes...Nosaltres quan ho fem, sempre ens agrada molt, perqué amb el que t'expliquen et fas una idea més directa del lloc, i més encara si t'expliquen els seus records...Sempre és molt agradable escoltar a la gent!!.
    Gràcies per compartir-ho.
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  13. Excelente exposición. Me ha parecido ver la vida de esta señora en rápidas escenas. Ya sólo la foto dice un mundo.
    Cuánto bagaje emocional deben llevar algunas personas sobre sus hombros...

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo