Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

domingo, 8 de febrero de 2009

Ídolos paganos


Ídolos paganos

Las paredes representaban los ídolos que cada uno de sus vecinos llevan dentro. Sus figuras paganas donde uno, pueden verter sus frustraciones, temores y esperanzas. Se acercaba la noche del solsticio donde empezarían los rituales para contentar a los dioses. Según el oráculo a seguir, cada uno de los creyentes, debería de encender una vela de tres octavos, permanecer en silencia delante de su imagen y esperar a que se consumiera. Una vez apagada, con los ojos cerrados y los brazos extendidos en cruz con las palmas hacia atrás se formularia el deseo. Este, en pocas horas, se haría realidad.
Esa noche, la ciudad tenía un extraño resplandor. Los ídolos paganos, revoloteaban cerca de las almas que por su propia inseguridad buscaban solución a sus necesidades más primarias. La incapacidad personal para conseguir lo deseado les llevaba a realizar los cultos ancestrales que por tradición del lugar celebraban.
Era sorprendente ver a la mayoría de la gente pintar sus muros. Unos recurrían a motivos alegóricos a lo deseado. Otros, con menor trazo en sus venas, simplemente escribían -en un vocabulario muy particular, muy primitivo si cabe la expresión- aquello que se pensaba en solicitar. Solo los dioses, lo entendían. Algunos, les corría la imaginación por la mente. Imaginando figuras que para todos eran grotescas y mal definidas. Algunos vecinos y visitantes ocasionales, al ver lo expuesto, solían comentar que las mentes enfermas tenían esos “despropósitos funcionales”. Unos, más eruditos en el tema del psicoanálisis, afirmaban sin temblarles la voz, que las malformaciones que exponían en los muros, eran los reflejos que veían en realidad sus autores. Todo esto obedecía a una anomalía genética que no fue corregida durante el parto con ciertos ejercicios para evitarlo. Pero que estuviera tranquilo el resto del pueblo, ya que a pesar de sus alucinaciones, su carácter era sereno. No se tornaban agresivos. A pesar de ello, aconsejaban solo por precaución que fuera mejor no ser de su círculo más cercano. Estas opiniones, eran tenidas en cuenta.


“Microrrelatos”

Copyright © By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyright del autor.
janpuerta@gmail.com

14 comentarios:

  1. Me encantó la foto, hay veces que las paredes albergan más arte que los museos

    ResponderEliminar
  2. Las paredes son capaces de engullirnos. A bocados.

    ResponderEliminar
  3. Extraordinaria fotografía, así como las demás que tienes en tu blog Jan.

    Paredes que separan, muros impenetrables...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Si pudieran hablar las paredes, nos contarían grandes historias¡¡¡;))

    BESOOOOSS¡¡

    ResponderEliminar
  5. Otra bonita foto y otro bonito comentario. Un abrazo Jan.

    ResponderEliminar
  6. Quien dice que el graffitti no es un arte????, esta toma lo demuestra a la perfección. Buena fotografía.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Lo del street art me parece estupendo en edificios como este, en otro tipo de edificios no lo acabo de tener claro.

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes cielo, deseo estes bien y espero que disfrutes de esta semana que esta por comensar,un abrasito para ti.

    ResponderEliminar
  9. Que barbaridad de pintura... Todo un alarde de talento!

    ResponderEliminar
  10. ¡Sancti Dei, Gloria Miseicordiae!
    Hay tipos como los lamas que escriben su pedido en el parche de un pandero y empiezan a darle, dale que te pego, en la creencia de que a cada golpe la plegaria llega a los oídos del Señor. Ni por las mientes se les pasa que el susodicho pueda acabar hasta los divínos cojones de la murga. Otros, como los indios Moconor que habitaban a orillas del río Potomac, escribían sus demandas a los dioses en paredes inextricables de profundísimas cavernas en unos caracteres secretos que sólo el chamán conocía, y aun así lo mataban tan pronto como los escribía. No les entraba en la mollera que los dioses podían pasar mucho de ellos.
    Los aborígenes de Peng-Nui, en cambio, echaban un escupitajo al cielo, y si les volvía a caer en la cara es que iba a a hacer buen tiempo y si no les caía es que iba a llover. En cualquiera de los dos casos se alegraban mucho y mataban un cerdo y hacían una gran merienda.

    ResponderEliminar
  11. L'Art del carrer, una manera més de canalitzar la creativitat. Y tu a través de la imatge per a elaborar un relat.
    Molt bé aquesta capacitat teva!!
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  12. Es sorprendente ver que existen personas con una creatividad tan enorme como la tuya. ¿De dónde te surgen las ideas?
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo