Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

jueves, 26 de febrero de 2009

Morfeo

"Morfeo"


Todos hemos padecido en algún momento un poco de somnolencia que nos domina por completo. Quizás empiece por el bostezo de alguien cercano a nosotros. Suele suceder cuando viajamos en tren y la persona que se encuentra enfrente nuestro empieza una boqueada que termina por dominar nuestro estado de lucido despierto.
En el mundo animal, también sucede lo mismo. Por eso decidí llamar a este perro abandonado “Morfeo”.
Su lucha por mantenerse despierto en medio del bullicio de una gran ciudad como Buenos Aires era digna de contemplar. Sus cabezadas me hicieron secundarle en un gran bostezo que termino en una modorra recalcitrante.
No soy dado a las siestas post comida, pero en ese momento, me hubiera sentado junto a “Morfeo” abandonándome a mi mismo en un reparador sueño.


“Dogs of the world”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.

22 comentarios:

  1. Así que Morfeo es porteño...
    Miraré por ahí a ver si lo descubro!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Lo que me preocupa es tu falta de afición a la siesta post comida, pero gracias a eso disfruto de Morfeo. No me quejaré.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el modo en que has presentado la paradoja de estar dormido en mitad del bullicio de una ciudad frenética como Buenos Aires. Dulces sueños.

    ResponderEliminar
  4. Buena fotografía, menudo archivo de canes que estas haciendo.
    Qué tal por alló?, posiblemente este verano saltemos hacia esa zona.

    Cordiales saludos

    ResponderEliminar
  5. He retrocedido en tus Entradas... quería cerciorarme del parecido entre "Amigo" el perro con su casita de cartón y "Morfeo" y lo encuentro asombroso no sé si es el mismo... Pero entrañable si...
    Y una siestecita.. ¿porque no?

    Un beso Jan

    ResponderEliminar
  6. Un dios muy placentero Morfeo, hijo de Hipsis y de la noche, para abandonarse de vez en cuando en sus brazos.

    Te confieso un secreto: sin mis 20 minutitos de siesta...¡estaria fatal el resto del dia!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Esa siesta seguro que le ha dado fuerzas par seguir luchando.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Magnífica forma de presentar la foto, no se que me ha gustado más si la foto o el texto. Quizás ambos son ya inseparables

    Lindo Morfeo abandonado, que lástima.

    ResponderEliminar
  9. El contagio del bostezo es un instinto, en grandes manadas sirve para 'sincronizar' el momento de dormir, imagina 1000 ñues sin sincronización para dormir, cuando no está dando por saco pepito lo hace luisito ;-)

    Así que nada, que no nos sintamos avergonzados ni apesadumbrados por que nos contagien un bostezo, eso nos recuerda de dónde venimos y que todavía nos queda algo de salvaje dentro ;-)

    ResponderEliminar
  10. Después de comer, si tienes un ratito (no horas) dar una cabezada te viene mejor de cualquier estimulante, sea café o te. Es una buena costumbre que Morfeo conoce.

    ResponderEliminar
  11. jaja.. Pues a mí me sucede justamente lo contrario. si tengo que dormir después de la comida como no me controle no paro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Pues dicen que una pequeña siestecita, nada , de 20 min, es de lo mas saludable que hay, se cargan las pilas perfectamente, y si los animales lo haces, que son mas intuitivos que nosotros, por algo será.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Cuando el sueño aprieta, es muy difícil no sucumbir, jejejeje¡¡;)

    BESSOOOOSSSSS¡¡

    ResponderEliminar
  14. Es curioso: todavía recuerdo cómo dormía mi perro -el único que he tenido- a mis pies, pero cómo me velaba algunas siestas.

    ResponderEliminar
  15. Parece que disfruta "Morfeo" de su siesta y es que no hay nada mejor que 15 Minutos para recargar las energías y seguir con la rutina !

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. unos días 2 horas, otros 20 minutos, sensación extraña despertar de ésta y ver que es ya de noche e intentar recordar lo soñado. Precioso color el del pelaje de morfeo, saludos

    ResponderEliminar
  17. Otro precioso relato como nos tienes acostumbrados.Pensar que unos perros lo tienen todo y otros que tienen que sobrevivir como mejor le diga su ingenio. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. ¿Sabes que mientras estaba leyendo las últimas lineas me ha dado por lanzar un largo bostezo?, es curioso que no solo se contagia al verlo sino al imaginarlo. ¿Será que nuestro cuerpo necesita de vez en cuando que nuestra mente se de cuenta de que necesita una dosis extra de oxígeno?
    Un abrazo y saludos a Morfeo.

    ResponderEliminar
  19. Soy fan de Morfeo, podría estar en sus brazos toooodo el día.

    ResponderEliminar
  20. Morfeo reposa entre rectas paralelas que surcan el piso y la pared en busca de sus respectivos puntos de fuga.
    Él, ajeno a la geometría que lo circunda, se deja ganar por el sueño.

    Un abrazo.

    Antón.

    ResponderEliminar
  21. Ay.... mi querido Jan............ ultimamente, El Quijote le dio una patadita a mi Morfeo........ y ahi esta, imperterrito en mis noches de vigilia, acompaniandome!

    Un Abrazo

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo