Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

jueves, 5 de febrero de 2009

Marisquero


Marisquero

He conocido a muchas personas que se dedican a dar de comer a los perros abandonados. No pueden hacer más. Es su manera de colaborar con una situación que a nadie gusta y muchos molesta. En un pueblo de la costa, me encontré con un perro que por su comportamiento me llamo muchísimo la atención. De pelo corto, patas gruesas, lleno de nervio y bondad. Su rostro estaba señalado de muchas batallas. Imaginé de todo tipo. Pero pude descubrir por mi mismo, que la mayoría de los arañazos que tenia cerca del morro se debían a las poderosas pinzas de ciertos cangrejos por los cuales sentía una gran predilección. Disponía de una gran habilidad para hacerse con ellos entre sus mandíbulas, aunque esto le costase algún que otro pellizco. Los cangrejos de los requeríos cercanos a la playa, tenían otro enemigo a parte de los mariscadores. Por eso, decidí llamarlo “Marisquero”.
Lo estuve observando un buen rato. El, me miraba sin saber muy bien cual era mi propósito... Pero siguió comiendo como si nada.

“Dogs of the world”
Copyright © By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyright del autor.
janpuerta@gmail.com

22 comentarios:

  1. ¿Quién dijo que los perros no tienen paladar?

    Muy buen gusto es lo que tiene.

    ;-)

    ResponderEliminar
  2. Pues venía a decir lo mismo que hache, no tiene mal gusto, no, jajaja...

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jan. Un gourmet callejero, qué paradoja. Creo que debería vigilar el ácido úrico. A este no se la dan con queso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Unos tienen más suerte que otros. Un perro con esa habilidad simpre tendrá el plato asegurado. Sus magulladuras le cuesta, pero le merecerá pena. Me alegro de que le vaya bien. Además, te miró, y siguió comiendo sin importarle tu presencia, señal de no meterse más que en lo suyo, así no molesta a los más desalmados que puedan hacerle daño. Me encanta.

    ResponderEliminar
  5. La necesidad tiene sus propios libros de cocina; incluso algún libro de texto...

    :)

    ResponderEliminar
  6. UHm! Un perro que le gusta el marisco, eso sí que es extraordinario.

    Slaudos.

    ResponderEliminar
  7. claro que tienen paladar! Pregúntarselo a mi perra de aguas, ella también se pirra por el pescado y el marisco. Lo inteligente de este perro es que ha vuelto a cazar por su cuenta, lo cual sin duda le libra de innumerables días de hambre. Excelente post!

    ResponderEliminar
  8. Vaya festín se ha dado de cangrejo el perro.

    Muy buen post.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Este no debía ser un perro abandonado. Al menos en gusto gastronómico parece de la Jet Set.

    ResponderEliminar
  10. Curiosa la conducta del animal, por lo visto la evolucion hace su trabajo.

    ResponderEliminar
  11. Gran gusto el del perro para la comida y tuyo para la fotografía y el texto. Enhorabuena Jan.

    ResponderEliminar
  12. Querido Jan, te mande varios mails por el tema de las fotografias que las ando necesitando cuanto antes para comenzar a grabar. Confirmame...un abrazo grande!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  13. jejejej¡ cada uno se busca la vida...
    me encanto conocer a Marisquero
    saludos brujos

    ResponderEliminar
  14. Me ver como una foto, sencilla y bien hecha, envuelve un momento de historia. Un momento de la historia de la vida de aquel, que con mirada atenta, atrapa ese instante, con su buena costumbre de tomar buenas fotos y regalarnos un relato.

    ResponderEliminar
  15. Me gusta ver.. asi debí comenzar, pero me comí una palabra, como el marisquero que come cangrejos, yo como palabras! jajaja

    ResponderEliminar
  16. Gracias por presentarnos a Marisquero, no me extraña nada que le hayas llamado así ¿te das cuenta como cada uno, incluso, los animales, tienen sus preferencias?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Un perrito adorable y con un gusto esquisito , bien por el y felicitaciones por tus fotografías y relatos un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Tenias que ver a mi perra Laika -una Pastor Belga de 14 añitos- como se peleaba con marrajos de 2 mtrs cuando era joven... asi, perdio media nariz.
    Un saludo Jan

    ResponderEliminar
  19. Muy mal tiene que estar un perro para acabar comiendo marisco. Pobrecillo.

    ResponderEliminar
  20. Será un perro de la calle, pero no ha perdido el gusto...

    ResponderEliminar
  21. Bonita foto y un escrito, como todos que llega al alma.A veces da más arañazos el hambre, que los cangrejos. Un saludo

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo