Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

miércoles, 4 de febrero de 2009

La fe y el rio Kwai


Todo se reduce a una cuestión de fe. Creer en algo que no se puede tocar es un acto que roza la vanidad del ser humano. No obstante uno siempre tiene la duda por esperanza. Además la propia fe es como un seguro insalvable de sus propias contradicciones.
Todo esto viene a lo acontecido una mañana cualquiera delante de la “última iglesia”. Lo que voy a contar es breve. No por ello deja de ser inquietante. Si no os lo termináis de creer, solo debéis de comprobarlo por vosotros mismos. Yo… no me atreví.
Me senté delante de este establecimiento donde la fe de Dios se escribe con letras doradas y mayúsculas. Observe lo que sucedía a primera hora de la mañana. Entre las seis y las siete. Pensé en aquel famoso refrán que dice… “A quien madruga, Dios le ayuda”. Curiosamente las personas que caminaban por esa acera, desaparecían ante mis ojos. Eran como abducidas por la propia estructura divina, imagino que cansada de perder adeptos o de no ganar de nuevos.
Me quedé tan perplejo y asustado que hice un par de fotos y me fui disimulando o lo que es lo mismo silbando la melodía del puente sobre el río Kwai.


“Microrrelatos”

Copyright © By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyright del autor.

14 comentarios:

  1. Esa experiencia es motivo suficiente para creer ¿no?

    Creo que es naturaleza humana, una necesidad interior, no creo en el el agnóstico puro, en algo hay que creer, si no, no es posible levantarse todas las mañanas y mirar ese tipo mal encarado en el espejo...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre he tenido fé pero en mi misma ;)
    Muuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  3. Esas letras están suspendidas como amenaza imperativa.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creo que algunas veces la Fe, es un muro que no nos deja ver más allá. Que nos impide, que nos controla, que nos ordena.

    En este sentido estoy con Lara:

    Fe si, pero en mi misma, sabiendo quien soy yo y quien el resto.

    ResponderEliminar
  5. Lo interpreto como crítica de las que me gustan. El espiritu se pierde cuando dejamos el contacto con la realidad. Bluf, se va el tiempo y se va el alma cogidita de la mano de la fe.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Mi gran maestro Enrique Jardiel Poncela dijo en cierta ocasión: "Tener fe es masticar sin dientes" y añadió "¿pero acaso no hay dentaduras postizas y polvos Corega para que no se caigan?" (Era un genio, Jardiel).

    ResponderEliminar
  7. Podríamos decir que (fe = esperanza)

    Yo todavía creo

    un café..bien negro???

    ResponderEliminar
  8. Tener la certeza de algo que no se ve y la esperanza de lo que no se tiene, muy dificil a veces, pero motivante !

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. amigo mio es que hay melodias impagables. creo en Dios, supongo que porque es lo que me enseñaron de pequeñito, no soy un tipo con mucha fe, la justa me imagino pero sí se que el ser humano dsd que lo es y tiene consciencia de ello siempre ha buscado la exitencia de un dios, quiza para explicarse aquello que su raciocinio no era capaz de alcanzar. nos guste o no la vida humana no se entiende sin la religion, creo que el mayor avance ha sido o será cuando la religion no interfiera en la vida normal de las personas y su desarrollo a todos los niveles, pero este es muy largo para este espacio. por cierto tu si que madrugas ¿no?

    ResponderEliminar
  10. Este letrero habrá que colgarlo en las listas del INEM.

    ResponderEliminar
  11. yo siempre he tenido fe en no ser abducido. No me gustan las abduciones...pueden ser preligrosas. Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Es esencial para la fe creer en lo que no se ve… a lo mejor, algo de eso es lo que te paso ese día

    ResponderEliminar
  13. Justo en el momento de ser abducido.
    Te escapaste por poco, Jan. Hay puentes que tal vez sea mejor soslayar.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo