Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

viernes, 7 de noviembre de 2008

No a los escotes! Por que?

No a los escotes ni las minifaldas
Anécdota treinta y dos


Algunos avisos, notificaciones o prohibiciones son dignos de enmarcar y hacerlos pasar a la posteridad. Este es uno de los muchos que se han cruzado por mi camino. Se encuentra en una comunidad rural de Centroamérica. A la entrada de un colegio. Son las normas de conducta en el buen vestir.
Lo que sorprende es que también se les prohíba a los señores, el uso de las licras, las blusas cortas, los escotes y minifaldas.
Tanta igualdad según como, me incomoda.

“Anécdotas”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.
janpuerta@gmail.com

21 comentarios:

  1. Que curioso, hasta por pasar una mosca volando se han de dar golpes en el pecho, y si alguien dice una palabrota se persinan jejeje.
    Pero muy buena la imagen,
    Saludos y un abrazote

    ResponderEliminar
  2. Naturalmente son los señores los que deben velar por la moralidad de sus madres, esposas e hijas, pobres casquivanas sin juicio. Pero digo yo, si se quitan las licras, las minifaldas, las blusas y hasta las pantalonetas, se van a quedar en cueros, ¿no?.

    ResponderEliminar
  3. Eso digo yoooo!! ¿por qué? ¿por qué? nada nada ni caso :P Un saludo! ;)

    ResponderEliminar
  4. Este poema sería una clara protesta ante tal censura, que ni quiero ni puedo comprender...

    Buzón de quejas


    Agosto es un mes cruel. Nos abomina
    con tórridos calores, con tifones
    saturados de polvo callejero
    que el frente tropical ha removido.

    La humedad cava túneles secretos
    bajo la confidencia de la blusa,
    disgrega su hormiguero de sudor
    en hilos presurosos.

    Padecemos
    la asfixia de la carne, la escafandra
    que llevamos de aura
    como un peso
    brutal y no tangible. Es la nubosa
    orbicularidad de la calina,
    el bulbo-calabozo
    encajonando
    nuestra respiración a cielo abierto.

    Es de J. Ortega


    abrazos

    ResponderEliminar
  5. Apreciado Guillermo…
    La condición humana a veces tiene unas “historias”…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Xuan…
    Me gustaría ver la cara de sorpresa de los creadores de tal prohibición si todas las madres fuesen a buscar a sus hijos en “cueros”. Para verlo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Akiar…
    Una de las mejores cosas que tiene la primavera son los escotes. O no?
    Pues hay que promocionarlos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Apreciada carmen…
    Detrás de prohibiciones así, suelen esconder cierta “maldades” inconfesables.
    En cuanto al poema, palabra que me acordare de el cada vez que mis pupilas se dilaten ante uno de ellos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. jajajajaja me dió risa el cartel
    timoratos e hipócritas sin duda han de ser
    los que más prohiben son siempre los más desviados,eso es un sintoma claro de psicóticos y necesitan con urgencia tratamiento

    muakismuakis

    ResponderEliminar
  10. La inmoralidad algunas veces esta en los ojos que miran y no en el vesturario, muy curioso el letrero, y totalmente de acuerdo que muchas veces así esconden pecados inconfesables.

    Un gran abrazo Jan

    ResponderEliminar
  11. Si, es para hacerle un marco y colgarlo de la pared del salón como futura reliquia de un pasado extraño y no explicable.

    Licras no? jajaja

    :-)

    ResponderEliminar
  12. ¿Y ahora qué me pongo?

    :-D

    ;-)

    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  13. Jan te pusiste la chilaba? Porque yo ya casi la tengo a mano jejeje. Saludos!

    ResponderEliminar
  14. -jo, y de las chancletas que me dices! Con lo bien que se van en chanclas...

    en fin...

    un abrazote

    ResponderEliminar
  15. y yo que llevo rato pensando en las opciones que deja el dichoso cartelito, creo que lo mejor es seguir la sugerencia de xuan y que se lo quiten todo, pero todo todo. Definitivamente hay gentes por ahi que no saben hacer mas que prohibir.

    ResponderEliminar
  16. Es gracioso, aquí en México se quería poner una ley para que las mujeres no vallan al trabajo ni a sus escuela en minifaldas ni escotes porque son las culpables de los desvíos masculinos al enseñar sus atributos.
    Carajo (perdonando la expresión) eso habla de lo poco que se es dueño de sus propios actos y siempre buscan culpables para eludir su responsabilidad (pobres brutos que no saben actuar más que por instinto).

    Incluso si una mujer es objeto de una agresión verbal o de abuso sexual, lo primero que se averigua es como iba vestida porque quizá ella contribuyo a ello. (Esto último no solo en algunos lugares de México sino en varios países).

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Pues no voy!!! sin escote..sin medias..sin minifalda..sin tacones..quien seria yo!!!

    ResponderEliminar
  18. Pues la verdad es que si que hay carteles que merecían ser enmarcados, hace poco en el rastro de mi ciudad, vi uno en un puesto de calzado que decía "Marcas originales Nike, O'neill de Puta Madre" a ver quien se resistía a comprarlas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo