Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

jueves, 20 de noviembre de 2008

Sin rostro

Sin rostro

010


Nina no tiene rostro. Tampoco lo necesita. Tiene cuerpo. Y el hombre lo sabe…
.-Muchos días sin venir por aquí “papito”.
Sus dedos, largos como días y suaves como algodón acariciaban el cuello de Nelson. Un joven sin mucha personalidad pero lleno de euros recién traídos del continente.
.-He estado fuera.
Su voz temblorosa, casi infantil, hacia presagiar que pronto sucumbiría a los encantos de Nina. Poco hablaron. Tampoco negociaron un precio. Ni un tiempo de estancia. Ella le tendió la mano. El se la tomó. Caminaron hasta llegar a su casa. El paraíso dicen que es eterno y cuando se entra… tal vez, uno no quiera salir.

“Cien microrelatos”
Copyright © By Jan Puerta 2008
Texto y fotografías con copyride del autor.
janpuerta@gmail.com

25 comentarios:

  1. Cierto, el paraiso no puede tener rostro, el paraiso no pregunta, no reclama, no devuelve tu imagen, el paraiso es la disolución del propio rostro.

    ResponderEliminar
  2. Realidad, de esto esta lleno tu relato, que siempre escriben perfectamente tus imagenes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Esto es la realidad.
    El paraiso es eterno y cuando se entra...

    Besos y buen día

    ResponderEliminar
  4. Hola, Jan. Este "vicio" es mucho mejor que el tabaco. Puestos a elegir, me quedo con el paraiso. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ayyyy, HOMBRES!!!

    Si es que... os dicen Papito y os poneis de un tontorron jajajajajaja me parto yo sola!

    Pero aún así texto e imagen, muy muy reales. Me ha gustado

    ResponderEliminar
  6. pues que pena que para algunos el paraiso sea eso que describes y además previo paso por taquilla.

    ResponderEliminar
  7. Un paraíso..tal vez efímero???

    Un café??

    ResponderEliminar
  8. Xuan…
    Una vez conversé a una chica paradisíaca y me comento que un cliente suyo, le pregunto… -y si no quedo satisfecho, me devolverá el dinero- Ella le contestó… -eso no sucederá “papito”-
    Desde entonces, es un cliente asiduo.
    Un abrazo

    Abe…
    Simplemente, pasaba por ahí y miré. Solo miré, eh!
    Un abrazo

    Carmen…
    Cuando se entra, es mejor salir antes que la tentación te seduzca. O tal vez no.
    Un abrazo

    Miquel…
    Dejemos de fumar entonces! Bonita campaña resultaría.
    Un abrazo

    Vivemalabar…
    A ver… dímelo otra vez. Vaaa por fa!
    Un abrazo amiga

    Ripley…
    Hace pocos años, un grupo de amigos que finalmente no se presento a unas elecciones municipales, ofrecía en uno de sus puntos, el acceso libre al “puticlub” del pueblo los viernes por la tarde. Era la contestación a otro de los partidos que lo quería quitar del pueblo. Hay gente “pa to”.
    Un abrazo

    Inkilina…
    He llegado a la conclusión que todo es efímero. Hace tiempo que tengo una botella de buen coñac francés (cien años) guardada en la bodega. No la abro porque si me la bebo, se volvería efímera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Akiar...
    Al menos eso parece.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. a Nina se le difumina el rostro... ante una mirada de hombre que sólo busca paraísos; sin labios que pronuncien deseos, sin miradas íntimas, sin lazos que aten el ayer con el hoy, el hoy con el mañana...el calor.

    ResponderEliminar
  11. No conocia tu blog ¡Lo que me había perdido!
    Lo pones muy difícil, no se si me gustan mas tus fotos, la narrativa o la unión de ambas cosas.
    Ya lo tengo en favoritos
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola Juan, gracias por el cometario, la verdad es que subir estas escaleras tipo Rocky habría sido un buen antidoto contra el frio.
    saludos
    MA

    ResponderEliminar
  13. Por cierto muy ilustrativo el grafittin sobran las palabras
    saludos

    ResponderEliminar
  14. Lo malo y triste es que haya que pagar para estar en el paraíso...

    ResponderEliminar
  15. el paraiso no se compra...
    lo triste es ,que el que lo paga si lo cree...

    un beso...

    ALMA

    ResponderEliminar
  16. ¡Caramba! todo tiene su precio en esta vida ;-)

    Saludos.

    Antón.

    ResponderEliminar
  17. Pues creo que el paraiso se acaba cuando se terminan los dineritos (en este sentido)
    Muy buena idea y mas las palabras
    y como siempre un placer esta aqui
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. esclavo del placer al día siguiente volvió a pasar Nelson , a lo cual Nina le respondió :

    "Va querer lo mismo de siempre Papito ..."

    Parecieran historias sacadas de un libro, pero no estan alejadas de la realidad, suceden a la vuelta de la esquina.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Estoy haciendo una reverencia mientras escribo esto... fantástico descubrimiento tu blog; me gustaría narrar mis fotos la mitad de bien que haces tu con las tuyas... enhorabuena.

    Un saludo, nos veremos habitualmente.

    PD. Gracias por visitar mi blog y por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. ...nunca se sabe donde está el paraiso...pero cuando aparece...es bien dificil querer salir de él...un abrazo...

    ResponderEliminar
  22. Algunos clientes tampoco tienen rostro... Y poca alma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Necesitamos no poner rostro a nuestras vergüenzas, necesitamos no recordar unos ojos que nos devuelven el reflejo de lo que somos, necesitamos no reconocer en frente los sentimientos del otro y quedarnos, tan sólo, con el roce de un cuerpo. Cruel y real.

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo