Bienvenidos

Cada día del año se publica una nueva entrada en este espacio. ¡Gracias! por vuestra presencia!

domingo, 25 de octubre de 2009

Una historia de amor sublime

Cuenta una leyenda, que un viejo cactus quiso entrar al mar a buscar a su amada estrella. Esta, quería darle una sorpresa y salió de su medio acuífero y se dirigió hasta el desierto a buscarlo. Cuando se encontraron fue camino de regreso. Demasiado tarde.
Ella no lo había encontrado en su medio y la sequedad del ambiente la hizo agonizar. Él, no soporto la salubridad del océano y termino por deshidratarse de regreso.
Sus últimos alientos de vida los utilizaron para llorar.


Las imágenes de este blog están subidas a una resolución de 1024.
Con un clic sobre la imagen las veréis a pantalla completa.

“cien microrelatos”
Copyright © By Jan Puerta 2009
Texto y fotografías con copyride del autor.

34 comentarios:

  1. BON DIA JAN:
    TANTO LA FOTOGRAFIA COMO EL RELATO SON SUBLIMES.
    SALUDOS CORDIALES DESDE VALENCIA.
    Montserrat Llagostera

    ResponderEliminar
  2. Excelente metáfora de muchas situaciones que vivimos.
    Un saludo a la orilla del mar

    ResponderEliminar
  3. Pero amaron, Jan, amaron. Un final muy triste pero más triste es pasarse la vida sin haber sentido, sin haber luchado por algo o por alguien.

    Un gran abrazo pirata!!

    ResponderEliminar
  4. esto es como las canciones de desamor, seguramente son las que cuentan las mas bonitas historias de amor. imposibles, no correspondidos, rupturas, penas y tristezas, cierto, pero estuvieron ahi, existieron y tuvieron su momento. me ha encantado el texto. y muy original la foto. abrazos

    ResponderEliminar
  5. No he encontrado, en mi viaje, demasiados cactus así.

    ResponderEliminar
  6. Bonito relato de un amor que quiso ser pero no llegó a tiempo. La foto es magnífica, se ven las texturas casi como si las estuvieses tocando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pues, por lo que se ve, llegaron a encontrarse. Murieron juntos.

    Triste historia con moraleja y bella foto para ilustrarla, Jan.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Carajo que triste.... La foto como siempre. Genial.

    saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho la foto y el relato. Una buena metáfora. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  10. Estupenda foto, Jan!

    Esos amores imposibles nos hacen creer. Los medios originales eran tan distintos que el encuentro sería trágico. Me gustó el relato.

    Te visitaré a menudo para gozar de tus fotos y tus palabras!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. "Agnosco veteris vestigia flammae":

    Reconozco las huellas de una antigua llama.

    Bonita la foto, preciosa Jan.

    ResponderEliminar
  12. Curiosa foto que dramatiza la que puede haber sido una extraña historia de amor imposible! jejej


    Hasta cada rato!

    ResponderEliminar
  13. Quizá si hubiese elegido una estrella del cielo seguiría vivo y podría contemplarla y hablarle todas las noches... Pero no, eligió aquella que le llevaría a la muerte junto a ella, quizá para vivir eternamente juntos al otro lado.
    Hermoso relato.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  14. Por amor se hacen cosas que nunca se harían por otra razón. Incluso a sabiendas de que son imposibles. A veces hasta salen bién. En tu historia, por desgracia, sucedió lo que tenía que suceder. Quién sabe, quizas la próxima historia acabe bién. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Bonita historia para un triste final. La foto genial.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. bonita foto Jan... ¡¡ cómo los amantes de Teruel !!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Muy bella historia, para una no menos bella fotografìa.

    No todos los dìas se encuentra tan buena imagen, supongo.

    No sè por què cada vez que visito tu blog me acuerdo de Neruda, porque naciò en Valparaiso, si no leì mal en "Confieso que he vivido".
    ¿Quedan huellas del poeta por ahí??

    Disculpa mi ausencia por tus lares.
    Sabes que ando preparando la Lectura del Manifiesto.

    Agradezco tus palabras de ánimo, seguro que surten efecto.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué triste historia! Aunque morir por amor, quizá, no sea tan malo, Al fin y al cabo, como he leído por ahí hace poco, "... amor y muerte son cara y cruz de una misma moneda..."

    ResponderEliminar
  19. Linda la historia y la foto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Jan: arribo de viatge i em trobo que tot-hom,, ja t'ha dir¡t de mil maneres tot el que et pugui dir jò.Ho suscribeixo tot. Salutacions des de S.just Desvern.
    ara em bé una nova paraula que et mereixes: SUBLIM!

    ResponderEliminar
  21. Tu historia me ha "pillado" :(
    Hermosa y triste a la vez y real como la vida misma... ¿o es una leyenda?
    Foto preciosa, como acostumbras.. ahora voy a ampliarla..

    Un beso, Jan..

    ResponderEliminar
  22. Rara simbiosis..la de lso seres de la leyenda...es un romeo y julieta a la ecológica...un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Preciosoooooooooooooooo, tanto el texto como la fotaza que lo acompaña, lo he saboreado, ¡como de costumbre! así se acaba bien la semana o se empieza claro! según se mire.
    Abrazotes y buena semana

    ResponderEliminar
  24. Jan excelente trabajo tanto la foto como la historia. Mis humildes felicitaciones.

    ResponderEliminar
  25. Esta historia me ha dado una sed terrible.

    ResponderEliminar
  26. Estas son las historias que a mí me gustan, breves y con moraleja incluida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Me encantó la historia!!!! Que ternura. Suele pasar que cuando te enamoras de quien no correponde, no por no amar sino por ser tan diferente en algunas cosas, suele algo morir en uno o los dos. Se dará hasta el último aliento en la lucha por estar juntos, a veces con fatalidad. Tal como estos dos bellos de la fotografía.

    Me requetegusto, muchisimo!!!

    Saludos y abrazos,
    Anouna

    ResponderEliminar
  28. Muy bella. Sublime historia sin duda. Saludos

    ResponderEliminar
  29. Buenas noches, Jan Puerta:

    Sus lágrimas, mezcladas, les hicieron resplandecer.
    El instante, fue brevísimo,
    pero, tú estabas allí para captarlo,
    y tu máquina nos ha regalado
    su abrazo eterno,
    en esta fotografía,
    que con tu bello texto,
    destila poesía.

    Saludos. Gelu

    ResponderEliminar
  30. Leyenda muy bien narrada y una foto acertadísima y bien realizada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Qué historia más bonita... la de cosas que inspira una buena fotografía :-)))
    abrazo y buen finde

    ResponderEliminar

Apreciados amigos…
La gestión del tiempo es uno de mis problemas. En la medida de lo posible, contestaré vuestros comentarios.
Un abrazo